Meghan Markle apuesta por el amarillo y gana

La duquesa de Sussex ha hecho caso omiso a las supersticiones que se ciernen sobre las prendas amarillas y ha apostado fuerte por un traje que, como siempre, la hizo brillar.

Meghan Markle y Príncipe Harry
Agencias

Meghan Markle, ahora duquesa de Sussex, ha experimentado una notable evolución desde sus inicios con los 'royals'. Esta vez, para la recepción de la 'Commonwealth Youth', de la que el príncipe Harry es embajador, ha escogido un modelo que sorprendió a todos los invitados. Meghan hizo caso omiso a las supersticiones que se ciernen sobre el color amarillo la última actuación de Molière, y lució un vestido amarillo de Brandon Maxwell, cuyo valor inicial rondaba los 1.500 €. Tanto enamoró su 'look' que, de nuevo, se ha vuelto a agotar. En pasarela, el diseñador optó por combinarlo con un cinturón del mismo color, aunque Meghan ha prescindido de él. Su estilo se inclina más hacia la elegancia y la sencillez, en otras palabras, menos es más. Por eso, quiso ir lo más despejada posible y se recogió el pelo en un moño bajo con la raya en medio, muy favorecedor con el cuello de caja del vestido. Por su parte, los zapatos de Manolo Blahnik eran de un color nude que combinaba a la perfección con el corte 'midi' del vestido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Agencias

Las joyas también fueron muy sencillas, pues tan solo llevó unos pequeños pendientes de oro y diamantes de Adina Reyter y un anillo a juego.

Agencias

Los duques de Sussex mostraron, como de costumbre desde que se dieron el 'si, quiero', una gran complicidad entre ellos. El vestido ajustado pudo ser un intento de desmentir los rumores que rondan a la pareja: un embarazo de gemelos. Por el momento, es cierto que el cuerpo de Meghan no muestra ningún cambio aparente y ni rastro de tripita. Por lo que, en caso de que las habladurías fueran ciertas, tendremos que esperar unas semanas más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo