El príncipe Christian de Dinamarca desenmascara a dos ladrones en palacio

El hijo mayor de Federico y Mary de Dinamarca, Christian, ha vivido un gran susto. El príncipe ha delatado a dos ladrones en la residencia de verano de la familia real

Valiente gesto el que ha tenido el hijo mayor de los príncipes de Dinamarca, Federico y Mary. El pequeño príncipe Christian de Dinamarca, de doce años, vivió uno de sus momentos más espantosos mientras estaba jugando con sus hermanos en los jardines del palacio de verano de la familia real danesa. El primogénito de los príncipes de Dinamarca se cruzó, nada más y nada menos, que con la presencia de dos extraños que se colaron en los exteriores del castillo de Grasten, situado en el municipio de Sønderborg. Sin embargo, el pequeño no perdió los papeles y actuó con mucha rapidez avisando a los guardias del castillo.

Gtres

Aunque se han conocido ahora, los hechos ocurrieron el pasado día 13 de julio por la noche, unos días antes de que la familia real danesa protagonizara, como viene siendo costumbre, el tradicional posado estival en el castillo de Grasten. Tal y como comentaron los medios policiales a los medios, los ladrones, un hombre y una mujer sin hogar de 28 y 29 años, se infiltraron en el palacio porque "sabían que había un par de cerezos en los jardines del castillo". Pues su objetivo no era otro que el de saldarse con un buen puñado de cerezas. Sin embargo, y gracias a la rápida actuación del príncipe Christian de Dinamarca, los miembros de seguridad del castillo redujeron, en cuestión de minutos a la pareja y tras el interrogatorio, les dejaron en libertad.

Gtres

Unos hechos que marcaron el desfile de caballos que cada año se celebra delante del palacio de verano de la familia real danesa. Por ese motivo, tanto Federico como Mary de Dinamarca estuvieron en todo momentos muy pendientes de sus hijos, pero en especial del príncipe Christian, dado el gran susto que se llevó al ser sorprendido por la presencia de dos ladrones.

Gtres

Sea como fuere, de bien seguro que las vacaciones de verano que Federico y Mary de Dinamarca han vivido junto a todos sus hijos, navegando a bordo del yate real, el Dannebrog, les han servido para olvidar tan ingrata sorpresa que terminó por quedar en un pequeño susto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo