La princesa Mette-Marit se divierte como una niña en su último acto oficial

La mujer del príncipe Haakon de Noruega tiene debilidad por los niños y en su último acto oficial se ha mostrado de lo más cariñosa y entregada con los más pequeños

Haakon y Mette Marit de Noruega en su último acto oficial
Albert Nieboer

Los príncipes de Noruega ya están de vuelta a la rutina y lo hacen con una agenda repleta de actos oficiales. En su última aparición, Haakon y Mette-Marit se han trasladado hasta el parque Rosahaug, situado en el municipio de Notteroy, donde han hecho gala de su carácter amable y cercano, con todas las personas que se han trasladado hasta allí para verles en primera persona. Además, los príncipes de Noruega, han sacado a relucir su gran pasión por los niños. Pues tanto Mette-Marit como su marido, el príncipe Haakon de Noruega, han compartido momentos de lo más entrañables con los más pequeños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Albert Nieboer

Enfundada en un pantalón rojo y una chaqueta larga color rosa palo, a conjunto con sus zapatos, Mette-Marit y su marido se han mostrado muy atentos durante la primera parte del acto oficial. Aunque, luego han hecho gala de su buena sintonía y complicidad regalando momentos de lo más divertidos entre todos los asistentes. Uno de ellos ha sido cuando a la princesa de Noruega le ha entrado un fuerte picor en la cabeza y no ha podido evitar rascarte, ante la sonrisa de su marido.

Albert Nieboer

Pero hay más. Y es que tanto Haakon como Mette-Marit se han mostrado de lo más atentos con todos los niños allí presentes. Los príncipes de Noruega han presumido de su buen hacer con los más jóvenes, cuando una pareja de niños se han acercado hasta ellos para regalarles unos bonitos ramos a cada uno, compuestos por flores moradas, rosas, blancas y amarillas.

Albert Nieboer
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además, la mujer del príncipe Haakon, ha querido echar la vista atrás en el tiempo y recordar sus momentos de confesiones con sus amigas. Por eso no ha dudado en sentarse junto a un grupo de adolescentes, para conocer sus inquietudes, mientras calentaban en la hoguera unos deliciosos dulces noruegos. Una forma de lo más apetecible, con la que el príncipe Haakon de Noruega y Mette-Marit han puesto el punto y final a un acto de lo más emotivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo