El susto de Meghan Markle en un mercadillo de Fiji

La duquesa de Sussex se encontraba visitando un mercado cuando de repente ha sido evacuada del lugar dejando a los allí presentes con ganas de saludarla.

Meghan Markle evacuada de urgencia
Ian Vogler

Después de 7 días en Australia, los duques de Sussex volvieron a subirse al avión para pasar 4 días conociendo la República de Fiji y el Reino de Tonga. Meghan Markle tenía programado pasar unas horas en el mercado de Suva, en Fiji, pero finalmente solo ha estado 6 minutos. Estaba previsto que pasara allí unos 15 minutos, conociendo de primera mano la labor que realizan varias mujeres que colaboran en el proyecto 'Mercados para el Cambio', que cuenta con el respaldo de Naciones Unidas. Sin embargo, no ha podido ser, para tristeza de los allí presentes, que llevaban tiempo preparándolo todo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una visita tranquila que se ha convertido en un caos. Mucho calor, demasiada gente... Una situación difícil que ha obligado a Meghan a abandonar el recinto. La duquesa entró saludando a algunas de las vendedoras hasta que a los pocos minutos, se dirigió a su escolta diciéndole algo al oído. En ese instante, cambió el rumbo de su paseo para salir de allí rápidamente.

Kirsty Wigglesworth

"Estaba asustada. Me alegro de conocerla, esto es todo lo que me ha dicho antes de avanzar rápidamente", dice Ansenaca Salusalu, la primera vendedora a la que Meghan ha saludado. "Me da mucha pena que no se haya quedado más tiempo, hemos estado esperando muchas horas y llevamos más de tres semanas preparando la visita, algunas no la hemos podido saludar siquiera", dice otra de las vendedoras, que se han pasado horas esperando a Meghan. Una tristeza que sienten todas ya que llevaban varios días preparando una canción, que no han podido interpretar.

Ian Vogler

La multitud que se ha agolpado a la entrada del mercado, el calor, la humedad y el estado de Meghan han sido claves para su marcha repentina. Además, aunque la situación no era peligrosa, la estrechez de los accesos al mercado y las ganas de la gente por ver a la Duquesa han llevado a pensar que la situación podría ser peligrosa tanto para ella como para el bebé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo