Los Duques de Sussex cierran su viaje por Oceanía integrándose en la etnia maorí

El príncipe Harry y Meghan Markle han aterrizado esta misma mañana en Wellington, el que supone el último destino de su recorrido por Oceanía.

image
Getty

Después de pasar unos días en Australia para disfrutar de los Juegos Invictus, Meghan Markle y el príncipe Harry han viajado hasta Nueva Zelanda para cerrar su visita por Oceanía. A su llegada fueron recibidos por la Primera Ministra, Jacinda Ardern y el alcade de Wellington, felices de ejercer de anfitriones de los futuros papás. Pero tras la tradicional y 'de rigor' reunión, los Duques pudieron disfrutar de uno de los momentos más especiales de su viaje; Conocer, de cerca, la cultura maorí. Un grupo de guerreros maoríes deleitaron al matrimonio con sus danzas antes de que llegara el instante más recordado y que está dando la vuelta al mundo. Meghan y Harry se integraron por completo en la etnia y no dudaron en realizar en saludo tradicional maorí, que podría equivaler a estrechar la mano, tal y como es costumbre en occidente. Su particularidad radica en que consiste en juntar la nariz y la frente con la persona a la que estamos saludando.

Getty

El 'hongi', así se llama el saludo, es especial por el llamado aliento de vida. Con el saludo las dos personas respiran al unísono, intercambiando un aire que deja de ser ajeno para convertirse en un nexo de unión. Este saludo se realiza en reuniones tradicionales maoríes o en ceremonias protocolarias, y es una forma de trasmitir respeto.

Getty

Después de conocer a los maoríes depositaron una corona de flores en la tumba del soldado desconocido y se acercaron a conocer a sus seguidores. Meghan recibió varios obsequios y ramos de flores y se mostró muy cariñosa con la multitud. Para la ocasión, la Duquesa escogió un abrigo de Karen Walker, un peinado con recogido informal algo despeinado

Publicidad - Sigue leyendo debajo