La nueva (y sana) vida de Harry de Inglaterra por 'orden' de su mujer

Meghan Markle quiere lo mejor para su marido, por eso le ha prohibido que tome alcohol, té y café, y además, ha conseguido que el príncipe inglés se convierta en un experto 'yogui'.

Desde que en septiembre de 2017, Meghan Markle y Harry de Inglaterra posaron por primera vez juntos, la pareja –ya matrimonio– no ha dejado de dar titulares. Sobre todo, ella. Y es que la actriz ha dejado claro desde el comienzo de la relación con el príncipe inglés que el pasar del mundo de la interpretación a ser miembro de la familia real británica no la iba a cambiar. Más bien ha sido Meghan la que está revolucionando los cimientos reales. Hace unos días, el príncipe Harry declinó participar en el 'Boxing Day', una de las tradiciones más arraigadas de la familia real británica en la que pasan jornada de caza. Pero, el hecho de que la duquesa de Sussex sea una profunda activista animalista, hizo que Harry cambie de opinión este año y no acudiese a la cita.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gtres

Y ahora, según cuenta el diario británico Sunday Express, Meghan habría prohibido a su marido beber alcohol, té y café. "Teniendo en cuenta que ha sido un bebedor bastante brutal desde que era un adolescente, es todo un logro", comentan fuentes cercanas a la pareja en ese medio. Y es que hay que recordar el polémico pasado de Harry, como cuando participó en una partida de strip póker en Las Vegas o cuando apareció disfrazado de nazi.

Gtres

Ahora eso ha quedado atrás, Meghan también ha conseguido que su marido practique yoga, una disciplina que ella sigue desde hace años y de la que su madre, Doria Ragland, es instructora. Una fuente anónima afirma a Sunday Express que "todo lo que hizo (Meghan) fue mostrarle que hay otra manera de vivir y que se ha convertido en un gran fan. Come bien, no envenena su cuerpo, hace ejercicios, hace un poco de yoga y es mucho más feliz".

Al parecer, los familiares más cercanos a Harry están de lo más felices por el cambio de vida del duque de Sussex, algo que comprobaron durante la reunión familiar celebrada en la casa de Sandringham de la Reina Isabel II en Norfolk.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Getty Images

2019 ha llegado lleno de cambios, positivos, para Harry y Meghan. Los duques de Sussex abandonarán definitivamente Nottingham Cottage para instalarse en su nueva residencia, la casa de campo de Frogmore, que ha sido reformada y en la que se ha habilitado una sala de yoga y una guardería. En esta casa, crecerá el primogénito del matrimonio, que nacerá en la primavera de 2019.

Publicidad - Sigue leyendo debajo