La guardaespaldas de Meghan Markle renuncia a su puesto

La inspectora encargada de la seguridad de la duquesa de Sussex se suma al número de empleados que han dejado su trabajo en la Familia Real Británica desde la llegada de la mujer de Harry de Inglaterra.

Seis meses. Ese es el tiempo que ha aguantado la inspectora encargada de la seguridad de Meghan Markle en su puesto. La guardaespaldas personal de Harry de Inglaterra y su mujer, que se convirtió en la primera mujer en desempeñar la función de jefa de seguridad de un miembro de la Familia Real Británica, ha presentado su renuncia a sus superiores alegando "cuestiones personales". Cierto, o no, la prensa británica apunta a otros motivos para este 'abandono', entre ellos la voluntad de libertad de la ex protagonista de 'Suits'.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

"Es por razones personales y absolutamente nada tiene que ver con el duque o la duquesa, quienes están enormemente tristes por haberla perdido", comenta una fuente al Daily Mail. Otras fuentes apuntan a ese mismo medio que Meghan no se adapta a llevar tanta seguridad y su carácter –quiere que la vean como "una persona normal"– ha provocado varios momentos de tensión que han llevado a su guardaespaldas a renunciar al cargo. "A diferencia de alguien que ha crecido en la familia real y ha estado acostumbrado a tener una protección cercana desde una edad temprana, puede ser bastante restrictivo", afirma dicha fuente.

Getty

Uno de los momentos más difíciles para la inspectora, policía de Scotland Yard, fue durante el viaje que los duques de Sussex realizaron a Fiji en octubre de 2018. En esas fechas, se acababa de conocer el embarazo de Meghan, que dará a luz a finales de abril, y su guardaespaldas tuvo que sacarla un mercado debido a la gran aglomeración de gente que se había dado cita para verla.

Gtres
Publicidad - Sigue leyendo debajo

La inspectora de policía se convertiría, tras su dimisión, en la tercera 'víctima' de la ex actriz desde su llegada a la Familia Real Británica. A la salida de Melissa Touabti, una de las ayudantes de palacio, por supuesta falta de entendimiento con la duquesa de Sussex, también a los seis meses de trabajar para ella, se sumó en diciembre la renuncia de Samantha Cohen, la mentora que la propia reina Isabel II puso a Meghan para guiarla tampoco quiere seguir trabajando para la Duquesa. Estaría previsto que Samantha abandonase su puesto en la primavera, tras el nacimiento del primer hijo de los duques de Sussex.

Publicidad - Sigue leyendo debajo