El último adiós a Henrik de Dinamarca

La Familia Real danesa al completo se ha reunido en el funeral del marido de la Reina Margarita.

La Familia Real danesa ha dado su último adiós al príncipe Henrik, quien falleció el pasado 13 de febrero a los 83 años. En la iglesia del palacio de Christiansborg se ha celebrado una misa funeral privada a la que han acudido todos sus familiares y amigos más íntimos, pero que ha sido televisada para que todos los daneses pudieran ser partícipes de algún modo de la despedida del marido de la reina Margarita II de Dinamarca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A sus familiares más directos, como sus hijos Federico y Joaquín de Dinamarca, así como su nuera, Mary Donaldson, se han unido una exclusiva lista de ilustres asistentes, entre los que se encontraban los hermanos y hermanas de Henrik, la exmujer del príncipe Joaquín, las hermanas de la reina Margarita o el primer ministro del país, Lars Løkke Rasmussen.

Como representantes de otras monarquías europeas parece que tan solo han acudido los príncipes Victoria y Daniel de Suecia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Escoltados hasta las puertas del templo, han ido llegando los familiares directos del fallecido. La primera en hacerlo ha sido la reina Margarita, que ha sido recibida por el Confesor Real, Erik Norman Svendsen. Después han llegado sus dos hijos acompañados de sus familias.

Durante la misa, se han vivido momentos de gran emoción, teniendo que consolar en más de una ocasión la princesa María Isabel a su cuñado Joaquín, quien no podía reprimir las lágrimas. Tras la ceremonia, mientras sonaban salvas de cañón desde Holmen, el féretro ha sido sacado a hombros de la iglesia y ha puesto rumbo al Palacio de Amalienborg, donde se llevará a cabo una ceremonia privada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

En un comunicado, la Casa Real danesa ha compartido algunos detalles del acto solemne, como que la decoración floral estaba compuesta a base de tulipanes rojos, rosas, naranjas, amarillos y violetas. El féretro del príncipe Henrik ha estado cubierto con la bandera nacional y su escudo mientras que el espacio sobrante de la iglesia ha sido cubierto por todas las coronas que ha ido recibiendo el fallecido a lo largo de los días.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y es que los daneses se han volcado con la despedida del príncipe Henrik, formándose colas gigantescas a lo largo de los últimos días para entrar en su capilla ardiente. Los restos del fallecido serán incinerados y esparcidos a partes iguales entre el mar del Norte y los jardines privados del palacio de Fredensborg.

Publicidad - Sigue leyendo debajo