Meghan Markle abraza la fe anglicana antes de su boda

La futura duquesa de Sussex será bautizada y confirmada por el arzobispo de Canterbury.

Hay cosas que solo se hacen por amor. Claro ejemplo de ello lo encontramos en la última noticia protagonizada por Meghan Markle, quien según informa 'The Sunday Times', se convertirá al anglicanismo antes de su esperada boda con el príncipe Harry de Inglaterra.

Bien es cierto que desde 2013 ya no es necesario abrazar esta doctrina religiosa cristiana para pasar por el altar con un miembro de la Familia Real británica, pero parece que la prometida del hijo pequeño del príncipe Carlos y Lady Di ha decidido dar este paso como muestra de respeto hacia la abuela de su prometido, la Reina Isabel II.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Todo parece indicar que Markle será bautizada y confirmada como anglicana este mes por el arzobispo de Canterbury, líder espiritual de la Comunión anglicana, en una ceremonia privada que tendrá lugar en la capilla del palacio de Kensington.

Al acto podrían acudir los progenitores de la actriz, Doria Radlan y Tom Markle, lo que propiciaría el primer encuentro entre el futuro duque de Sussex y su suegro, quien hasta el momento ha intentado escapar a toda costa del foco mediático.

Este no es el primer caso de una futura princesa que renuncia a su fe o "ve la luz" para pasar por el altar con un miembro real. Charlène de Mónaco dejó de ser protestante para abrazar la fe católica, la Reina Sofía hizo lo mismo con sus creencias ortodoxas y la princesa Mary de Dinamarca, nacida en Australia, renunció a sus ideales presbiterianos para convertirse a la Iglesia Luterana Evangélica danesa.

Por su parte, la Reina Letizia era una agnóstica confesa, pero tras conocer a su marido se convirtió a la fe católica, aunque intenta evitar cualquier tipo de evento de carácter religioso.

A la espera de conocer más detalles sobre la que promete ser la boda del año, por el momento sabemos que el enlace de los futuros duques de Sussex tendrá lugar el 19 de mayo en la capilla de St. George, ubicada en el castillo de Windsor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo