Alberto y Charlene de Mónaco, vacaciones en El Caribe

La familia real monegasca inició el nuevo año practicando deportes acuáticos en la costa de la isla de Granada, en las Antillas Menores. La pareja se llevó a sus mellizos, Jacques y Gabrielle.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Primer descanso del año de la familia real monegasca. En esta ocasión han preferido las suaves temperaturas de El Caribe para practicar deportes acuáticos, antes que enfundarse el mono y los esquíes. Los príncipes de Mónaco y sus hijos, Gabrielle y Jacques, llegaron en avión privado para trasladarse en coche hasta un yate de lujo de 49 metros de eslora que estuvo amarrado en la isla de Granada, en Las Antillas Menores.

El matrimonio, que se casó en 2011, llevaba un amplio séquito de personal de servicio y de seguridad. Sólo para el cuidado de los mellizos, mientras ellos hacían ejercicio, la pareja contaba con dos niñeras.

Alberto y Charlene Wittstock probaron sus habilidades con el deporte de los famosos, el paddle surf, pero con diferentes niveles de éxito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Alberto se cayó de la tabla

La princesa (33) demostró que por algo había sido olímpica en natación representando a Sudáfrica y mantuvo el porte sobre la tabla. No así Alberto, que cayó estrepitosamente al agua y ya se limitó a practicar este deporte de rodillas o a nadar tras la estela de su mujer.

Igualitos que Charlene

Los mellizos, Gabrielle y Jacques, de tres años, se parecen mucho a su rubia y estilizada mamá, que fue nadadora profesional hasta 2007.

Publicidad - Sigue leyendo debajo