Mette-Marit llora a las víctimas de Utøya

La familia real noruega recordó a las víctimas del dramático atentado en el que hace un año fallecieron 77 personas.

image

La familia real noruega recordó a las víctimas del dramático atentado en el que hace un año fallecieron 77 personas.

1 de 12
Mette-Marit, muy afectada

Un año después de la mayor masacre ocurrida en un país nórdico desde la II Guerra Mundial, Noruega entera se vistió de luto para recordar a las 77 víctimas mortales de la matanza perpretada por Ander B. Breivik, tanto en Oslo como en Utøya.

La princesa Mette-Marit no pudo evitar las lágrimas y necesitó sacar varias veces un pañuelo para secarse los ojos durante el emotivo discurso del primer ministro.

Su suegro, el rey Harald, le dio después un abrazo de consolación mientras su marido el príncipe Haakon trataba de mantener sus ojos secos

Mette-Marit estaba personalmente afectada por la tragedia en Utøya. Su hermanastro, Trond Berntsen, estaba de guardia de seguridad en la isla y fue el primero en caer por los disparos de Breivik.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Sentida y sobria ceremonia

El rey Harald V de Noruega, en calidad de jefe del estado, depositó una corona de flores en la zona de los edificios gubernamentales de Oslo, justo donde explotó la furgoneta bomba que mató a 8 personas e hirió a otras 32.

El monarca estaba acompañado de la reina Sonia y de los príncipes herederos Haakon y Mette-Marit, además del Gobierno en pleno y familiares de las víctimas.

Minutos después fue el primer ministro, Jens Stoltenberg, en representación del Gobierno, el que depositó otra corona al lado de la primera, en una ceremonia sobria y emotiva donde fue muy difícil que los presentes pudieran contener sus sentimientos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Oficio religioso

Tras la ofrenda floral en honor de las víctimas, la familia real y el
Gobierno al completo se trasladaron a la «domkirke» (la catedral) de Oslo para celebrar allí un oficio religioso en memoria de los 77 fallecidos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Luz en memoria de las víctimas

Fue un acto muy emotivo para toda la familia real noruega, en especial para Mette-Marit, que vistió de luto.

La pareja enciende una vela en señal de recuerdo de todas las víctimas del brutal atentado.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Larga jornada de actos

Los actos del día continuaron en Utøya, nombre que significa «Isla de Fuera», que fue donde murieron acribillados 69 jóvenes que participaban en un campamento del partido socialdemócrata.

Primero llegaron los familiares, que recorrieron la pequeña isla poniendo velas y flores en los lugares donde encontraron a sus muertos. Después fue un acto cerrado con discursos y
música para las juventudes del partido socialdemócrata y compañeros de los fallecidos.

El heredero al trono noruego, el príncipe Haakon, estuvo presente en todos los actos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
El concierto

El intenso 22 de julio, fecha en la que se cumplía un año de la matanza, finalizó a las 7 de la tarde con un concierto en la plaza del ayuntamiento de Oslo al que acudieron más de 50.000 personas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Acudieron Haakon y su hermana

En el concierto, Haakon y Marta Luisa de Noruega –sin su marido, Arih Behn– disfrutaron de la música de Bruce Springsteen

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Las lágrimas de Marta Luisa

Como le había ocurrido a su cuñada en los actos previos, Marta Luisa de Noruega también se emocionó recordando a las víctimas del atentado.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Dramático recuerdo

La princesa, con una flor blanca en recuerdo de las víctimas, no puede contener las lágrimas.

El 22 de julio de 2011 fue una de las jornadas más dramáticas de la historia de su país.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Día de luto nacional

También hubo tiempo para la sonrisa y la emoción, ya que Bruce Springteen y el guitarrista Little Steven dieron el toque mágico con una versión de la canción «We Shall Overcome», la más representativa de la lucha por los derechos de los ciudadanos en los EE.UU en los años 50 y 60.

Fue el broche de cierre a un día de luto nacional.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Tristeza y orgullo

Fue un día de tristeza para los noruegos y los miembros de la familia real, pero también de orgullo.

''La bomba y los disparos querían cambiar Noruega. El pueblo noruego respondió abrazando nuestros valores. El autor de los atentados, Breivik, fracasó. La gente ganó'', dijo en su discurso el primer ministro noruego,  Jens Stoltenberg.

 

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
El gran Bruce

Bruce Springteen cautivó a todos los noruegos que pudieron disfrutar de su emotivo concierto.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo