Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

El 'sí, quiero' religioso de Alberto y Charlene

La pareja ha contraido matrimonio religioso en el palacio de Grimaldi en una ceremonia marcada por los nervios de una bellísima novia, vestida de Giorgio Armani.

La pareja ha contraido matrimonio religioso en el palacio de Grimaldi en una ceremonia marcada por los nervios de una bellísima novia, vestida de Giorgio Armani.

1 de 47

A las 16,59 horas de la tarde, un minuto antes de la hora prevista del inicio de la ceremonia, la novia llegaba al patio principal del Palacio Grimaldi, que albergaba la boda religiosa, del brazo de su padre y padrino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 47

La joven, guapísima, luce un diseño de Giorgio Armani, realizado en seda duquesa, de líneas rectas, con una larga cola.

En la parte inferior de la falda luce flores bordadas con 40.000 cristales de Swarovsky y piedras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 47

Con un favorecedor escote barco y cruzado en la zona del pecho, el diseño de Armani está elaborado en raso blanco.

Han sido necesarias 2.5000 horas de trabajo para realizar el vestido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 47

El diseño se completaba con una espectacular cola de cinco metros de largo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 47

Charlene, guapísima, en la pantalla puesta para la ocasión en el Patio Principal del Palacio Grimaldi, que ha albergado la ceremonia, oficiada por el arzobispo de Mónaco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 47

La pareja ha contraido matrimonio en el mismo Palacio frente a Rainiero y Grace, que se dieron el 'sí, quiero' en la catedral de Mónaco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 47

Charlene se dispone a reunirse con Alberto de Mónaco. 24 horas antes ya se había convertido en esposa de Alberto, en una ceremonia civil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 47

Charlene estaba guapísima con un sencillo y natural maquillaje que dejaba ver bajo su largo velo de tul y una peineta-joya adornando su moño, en un recogido bajo, muy habitual en ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 47

Minutos antes Alberto de Mónaco había entrado a la catedral improvisada para la ocasión en el Patio Principal del Palacio de Grimaldi.

A su derecha, su familia, sus hermanas, y tras ellas sus sobrinos esperan expectantes al novio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 47

El novio, precedido por monseñor Barsi, que ha oficiado la ceremonia, lucía el uniforme blanco de carabinero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 47

Poco después, entraba en la improvisada catedral la novia, del brazo de su padre, que la acercaba al altar.

En esta ocasión, ha sido el novio el que ha esperado a la novia en el altar, como suele ser tradición. Sin embargo, en la boda de sus padres, fue Grace quien esperó a Alberto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 47

Antes de empezar la homilía los novios y sus invitados han escuchado la canción 'Standing Stone', de Paul McCartney, interpretada por la soprano Lisa Larsson y el tenor Keneth Carver y al órgano la Misa en Do de Mozart.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 47

En un principio, los nervios han delatado a la pareja, que se ha mostrado tensa, en especial Charlene.

Mientras Alberto se mostraba más sonriente y dedicabas numerosas sonrisas a sus invitados y familiares, Charlene, con mirada triste y un poco perdida, estaba muy tensa hasta el punto de que la pareja ha tardado unos minutos en hablarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 47

Una espectacular imagen de los novios en la espectacular catedral montada en el palacio de Grimaldi.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 47

Charlene y Alberto se cogen cariñosos de la mano, ha sido uno de los pocos gestos cálidos entre la pareja.

Los nervios de Charlene ha sido continuos durante toda la ceremonia, casi hasta el último momento, que se ha relajado.

Durante la ceremonia, Charlene no podía ocultar en su rostro la tensión por los momentos por los que estaba pasando, dando un paso tan importante como el de contraer matrimonio.

La sonrisa a la que nos tiene acostumbrados la princesa se ha borrado de su rostro. Quizá, además de los nervios, pesaba también la polémica de días atrás y que, según la prensa francesa, le hizo plantearse no casarse. Al parecer, había descubierto que Alberto tenía dos hijos más secretos, ambos nacidos ya durante su relación con la sudamericana. Incluso se dice que la policía requisó el pasaporte a la sudamericana cuando intentó marcharse a su país con billete sin vuelta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 47

Según iba desarrollándose la ceremonia, la pareja iba relajándose y Alberto dedicaba dulces miradas a su bellísima mujer.

El ramo de la novia era un bouquet en cascada diseñado por Armani y ensamblado por los jardineros del palacio del Príncipe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
17 de 47

Charlene no tenía la vitalidad y alegría de otras ocasiones, quizá por el cansancio de los últimos eventos y la tensión de los últimos días.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
18 de 47

Una espectacular imagen de la catedral donde se ha celebrado la ceremonia y que ha sido seguida por miles de monegascos a través de pantallas puesta en el Patio principal del Palacio.

Alberto y Charlene han querido compartir en todo momento su enlace con los monegascos, invitándoles a un cóctel y retransmitiendo la ceremonia para todo aquel que quiera seguirla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
19 de 47

Las sobrinas de Alberto han leído durante la ceremonia.

Carlota ha leído la primera carta de San Juan, una exhortación al amor, y Paulina, la hija mayor de Estefanía, la primera lectura del libro de Tobías.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
20 de 47

La familia del novio ha participado activamente durante toda la ceremonia.

Los padrinos eran Chris Le Vine, primo del novio, y Donatella Knecth de Messy, hija de la princesa Antoinette.

La hija menor de Estefanía ha llevado las alianzas.

Eso sí, la ceremonia ha tenido también algunos detalles en homenaje a la novia: al comienzo se han dicho algunas palabras en áfrikaans, uno de los idiomas de Sudáfrica, el país de Charlene, y también se ha cantado una bonita y ritmosa canción, 'Click song', una canción tradicional sudafricana de acción de gracias interpretada por Pumela Mathikiza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
21 de 47

Charlene recibe la Comunión tras Alberto. La joven se ha convertido al catolicismo para poder casarse con el príncipe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
22 de 47

Tras recibir la comunión, la pareja reza arrodillada ante el altar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
23 de 47

Ya mucho más relajados, llega el momento de intercambiarse los anillos. Alberto, feliz, lanza un beso a su bellísima esposa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
24 de 47

Alberto pone la alianza a su mujer, que tuvo problemas para ponérsela al príncipe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
25 de 47

La pareja, ya convertida en marido y mujer, escucha atenta las palabras del arzobispo de Mónaco, monseñor Bernard Basi.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
26 de 47

Charlene, que no nos ha regalado numerosas sonrisas en este enlace, se muestra más relajada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
27 de 47

Según iba desarrollándose la ceremonia, Alberto y Charlene se mostraban mucho más sonrientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
28 de 47

Alberto se dispone a retirar el velo de la novia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
29 de 47

Tras retirar el velo de su ya esposa, Alberto besa a Charlene un poco tenso.

Tras el beso 'religioso', se ha escuchado a Andrea Bocelli, cantante el Ave María, y a Juan Diego Flores, entonandno un extracto del Mesías de Händel.

Durante la ceremonia también se ha podido escuchar a la orquesta filarmónica de Montecarlo, el Coro de la ópera de Montecarlo y la Maîtrise de la catedral, con los Pequeños Cantores de Mónaco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
30 de 47

Alberto, cariñoso, dice unas palabras en secreto a la novia, feliz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo