Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Kate confiesa a un soldado irlandés que quiere tener un niño y Guillermo, una niña

La duquesa de Cambridge desveló durante la celebración del Día de San Patricio con el batallón de la Guardia Irlandesa que preferiría que el bebé que está esperando desde hace cinco meses sea un niño, mientras que su marido, Guillermo, prefiere una niña.

La duquesa de Cambridge desveló durante la celebración del Día de San Patricio con el batallón de la Guardia Irlandesa que preferiría que el bebé que está esperando desde hace cinco meses sea un niño, mientras que su marido, Guillermo, prefiere una niña.

1 de 15
Kate prefiere un niño y Guillermo, una niña

La duquesa de Cambridge acompañó a su marido a celebrar el Día de San Patricio con el I Batallón de la Guardia Irlandesa, acto en el que Kate confesó a un soldado que le preguntó sobre su embarazo de cinco meses que prefería tener un niño, mientras que Guillermo prefiere que sea una niña.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 15
La duquesa se lo confesó a un soldador irlandés

Durante el acto, la pareja real conversó animadamente con soldados y uno de ellos, Lee Wheeler, de 29 años, reveló luego que 'le pregunté por el bebé y si prefería una niña o un niño. Contestó que aún no lo sabía, pero que 'a mí me gustaría tener un niño y a Guillermo, una niña'. También le pregunté si habían elegido nombres y me dijo que no".

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 15
Kate se sujetó en Guillermo para sacar su tacón de un desagüe

El acto, pese a la lluvia, que al final concedió una pequeña tregua, se celebró en el patio de armas del cuartel Mons de Aldershot, en Hampshire. Kate sufrió un imprevisto contratiempo cuando se dio cuenta de que en el momento de ir a saludar a un soldado se le había metido un tacón de uno de sus zapatos en un desagüe y se le había encajado.

La duquesa, entre risas, se agachó a soltarlo apoyada en la mano de su marido, que la observaba con una sonrisa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 15
Con abrigo verde en honor a San Patricio

Kate, que iba muy elegante, volvió a lucir, en un guiño de gesto patriótico, el mismo abrigo de color verde (el color de Irlanda) de la diseñadora Emilia Wickstead que ya portó en este mismo acto el año pasado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 15
Guillermo, coronel del regimiento

El duque de Cambridge acudió a este acto por primera vez como coronel del regimiento y lucíó una insignia de ayudante de campo real en su hombro que le acababa de conceder el batallón

El acto se desarrolló en una jornada gris con el cielo cubierto de nubes y amenaza de lluvia que habría deslucido la entrega de los tradicionales ramos típicos irlandeses de tréboles a los soldados congregados en el patio de armas.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 15
Con el pelo recogido y sombrero negro

La duquesa asumió un gran protagonismo durante el acto ya que fue la encargada de entregar los tréboles conmemorativos a los guardias irlandeses.

Kate acudió con el pelo recogido bajo un elegante sombrero negro con una flor de fieltro, y remató su atuendo con medias negras y zapatos de tacos negros.

Nada más llegar, la hija del sargento mayor del batallón, de 5 años, y una amiguita de ésta, de 3 años, entregaron un ramo de flores blancas que ella sostuvo con las cubiertas con unos guantes para resguardarse del frío de Hampshire.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 15
Muy emocionada con su primer bebé

Otro guardia, Jason Perry, le dio a Kate "la enhorabuena y me dijo que de momento su embarazo iba muy bien. Le pregunté si estaba emocionada con su primer hijo y me dijo que muchísimo".

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 15
Ramas de tréboles para todos los militares

La duquesa fue repartiendo con una sonrisa los tradicionales ramos de tréboles a los oficiales y guardias, e incluso ella se prendió uno en la solapa de su abrigo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 15
Una tradición que data de 1901

La entrega de ramos de tréboles por parte de un miembro femenino de la familia real británica es una tradición centenaria que fue iniciada por la reina Alejandra, esposa de Eduardo VII, allá por 1901.

 

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 15
Desfile de 200 soldados en honor de los duques

Antes de  que se procediera a la entrega de tréboles, unos 200 soldados desfilaron por la plaza aportando un toque de color a la ocasión con sus uniformes de gala con túnicas escarlata y pieles de oso, al son de la marcha militar que interpretó la Banda de la Guardia Irlandesa.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 15
Los militares dispensaron un gran aplauso a los duques

Una vez que finalizó el acto en el patio de armas, todos acudieron a un aperitivo que tuvo lugar en el enorme comedor del cuartel, donde pudieron reponerse del frío y estar a salvo de la lluvia que volvió a caer de forma torrencial tras un breve respiro anterior.

Los duques de Cambridge fueron aplaudidos con fuerza por los soldados al entrar en el comedor a modo de bienvenida y de agradecimiento por su compañía en un día tan señalado como el de San Patricio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 15
Guillermo se tomó un jerez y Kate no bebió nada

Guillermo aceptó tomarse una copa de jerez en el interior del comedor, mientras que la duquesa no bebió ni siquiera un refresco. Kate se cuida mucho después de que tuviera que ser ingresada en diciembe a causa de las náuseas, vómitos y mareos exagerados que sufría por su embarazo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 15
Kate aguantó el tipo con una sonrisa pese al frío y la lluvia

La duquesa de Cambridge aguantó estoicamente el tipo durante la celebración, pese a la incómoda lluvia y el frío reinante. Kate no perdió en ningún momento la sonrisa y tuvo palabras amables para todos aquellos que mantuvieron una breve charla con ella.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 15
Frente a ella, un enorme pastor irlandés

Kate, confesa amante de los animales, tuvo también enfrente a un soldado muy especial, la mascota del regimiento, un pastor irlandés que iba vestido con la túnica escarlata del batallón.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 15
El cachorro Domhnall tuvo también su ramo de tréboles

Kate esbozó una sonrisa cuando se agachó cariñosamente para prender en el collar de Domhnall, de 7 meses y que debutaba en el desfile acompañado de su adiestrador, una ramita de tréboles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo