Charlene por fin se desmelena junto a Alberto de Mónaco

El pasado 4 de julio por fin vimos a la siempre educadísima Charlene de Mónaco saltarse el protocolo que siempre cumple a rajatabla para compartir una animada fiesta de 4 de julio junto con su marchoso marido Alberto, que llego a imitar a Elvis.

image

El pasado 4 de julio por fin vimos a la siempre educadísima Charlene de Mónaco saltarse el protocolo que siempre cumple a rajatabla para compartir una animada fiesta de 4 de julio junto con su marchoso marido Alberto, que llego a imitar a Elvis.

1 de 8
Charlene y Alberto, de fiesta el 4 de julio

La princesa Charlene de Mónaco, siempre atenta al protocolo que establece su cargo, y de carácter discreto, se lo saltó en esta ocasión, animada por su marido, el siempre animado príncipe Alberto, para pasárselo en grande en la celebración por todo lo alto que hizo el restaurante de comida americana Stars N Bars del 4 de julio y con motivo del 20 aniversario de su apertura.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
La princesa, con una careta de la propietaria del restaurante

Charlene, animada por los dueños de uno de los locales con más renombre del Principado, Didier Rubiolo y Kate Powers, llegó incluso a enfundarse una careta con el rostro de la propietaria, que en la imagen posa con Charlene con la típica corona de la Estatua de la Libertad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
El mítico Stars N Bars cumplía 20 años

Alberto estaba encantado con lo bien que se lo estaba pasando su esposa en una fiesta a la que acudieron más de un centenar de personas, ya que se celebró en la gran terraza en la que, durante el Gran Premio de Mónaco, se colocan los “paddocks” de los equipos de Fórmula 1.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Una tarta con minifuegos artificiales

En la fiesta no faltó de nada. Música en directo, actuaciones, comida y bebida, banderas con las barras y estrellas y, como colofón, una gran tarta con unos minifuegos artificiales con los que suele cerrarse en Estados Unidos la celebración del día de la independencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Charlene por fin se saltó el protocolo

A Charlene Wittstock se la vio desinhibida, bromista y pasándoselo en grande con su marido, con el que subió al escenario para participar en la actuación de la dueña del local.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Alberto se arrancó a cantar a lo Elvis

Animado por la música, el soberano monegasco agarró el micrófono, se subió el cuello de la camisa al estilo de Elvis y entonó la melodía de una canción del rey del rock ante la divertida mirada de su esposa, que hacía el acompañamiento con un baile.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
El aniversario de un bar, en la agenda real de Mónaco

Alberto y Charlene se han convertido en fervientes adeptos de la moda de los monarcas y príncipes europeos de bajar de sus tronos y acercarse a sus súbditos como si se tratasen de unos ciudadanos más. Hasta el punto de que una fiesta de un restaurante de cómida rápida famoso de su país, de cuyos dueños es amigo Alberto desde hace dos décadas, tenga un lugar reservado en su agenda real. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Al ritmo de la música americana de los 50 y 60

Alberto y Charlene disfrutaron de lo lindo con la actuación de un joven grupo monegasco que versionaba típicas canciones americanas. En la imagen, la dueña del local se mostraba encantada de que sus invitados de honor se lo estuvieran pasando tan bien.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo