Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Félix de Luxemburgo y Claire Lademacher se dan su segundo 'Sí, quiero' en cuatro días

Cuatro días después de que sellaran su amor por lo civil en la localidad alemana de Königstein, de donde ella procede, el príncipe Félix de Luxemburgo y Claire Lademacher contrajeron matrimonio religioso en la basílica de Sainte-Marie-Madeleine, al sur de Francia. Entre los invitados se encontraban Pierre Casiraghi y su novia, Beatrice Borromeo.

Cuatro días después de que sellaran su amor por lo civil en la localidad alemana de Königstein, de donde ella procede, el príncipe Félix de Luxemburgo y Claire Lademacher contrajeron matrimonio religioso en la basílica de Sainte-Marie-Madeleine, al sur de Francia. Entre los invitados se encontraban Pierre Casiraghi y su novia, Beatrice Borromeo.

1 de 29
Boda religiosa en la Provenza francesa

El príncipe Félix de Luxemburgo, hijo de los Grandes Duques Enrique y María Teresa, y la rica heredera alemana Claire Lademacher certificaron ante la iglesia en la Provenza francesa el matrimonio civil que tuvo lugar el martes 17 de septiembre en la lujosa villa Rothschild Kempiski, ubicada en localidad alemana de Königstein.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 29
Un beso ante los invitados

Nada más acabar la ceremonia religiosa, los novios aparecieron ante los invitados y atendieron rápidamente la petición de "¡que se besen, que se besen!".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 29
La gran duquesa María Teresa, emocionada, eligió el fucsia

La gran duquesa María Teresa de Luxemburgo, emocionada con la boda del tercer hijo que se casa, lució un vestido rosa fucsia con bordados sobre el pecho y zapatos y tocado a juego.

El novio, del brazo de su madre y madrina, llegó sonriente y saludando a los curiosos que se habían dado cita en la localidad de Saint-Maxim-Baume.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 29
La novia llevó un vestido de Elie Saab

La novia estaba espectacular con un trabajado vestido nupcial de Elie Saab de seda y encaje de Chantilly.

Para el enlace civil de cuatro días antes, Claire se decantó por un diseño, también en blanco, del vanguardista diseñador holandés Jan Taminiau.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 29
Félix , sonriente, emocionado y nervioso

Un nervioso y emocionado Félix de Luxemburgo llegaba al templo poco antes de las once de la mañana. A la gran duquesa sólo le quedan solteros sus hijos Alejandra y Sebastián, que firmaron como testigos de los novios.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 29
La madre de la novia acudió vestida de blanco

El padre de Félix, el gran duque Enrique, acompañó a la madre de la novia, Gabrielle Lademacher, que, contrariamente al dress code habitual de las bodas, vestía de blanco en la boda de su hija.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 29
Los pajes, Gabriel, Noah, Flora y Katharina

Los pajes de la boda fueron los pequeños Gabriel y Noah,  hijos del príncipe Luis y la princesa Tessy, así como las gemelas Flora y Katharina Doimi de Frankopan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 29
Claire, del brazo de su padre Hartmut

La novia llegó a la iglesa del brazo de su padre y padrino, y estaba radiante con un largo velo junto la diadema que su suegra usó en su matrimonio y unos preciosos pendientes de diamantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 29
Pidieron a los invitados de regalo donaciones para dos ONG

La ceremonia fue oficiada por el arzobispo de Luxemburgo, monseñor Jean-Claude Hollerech.

A la salida de la iglesia muchos lugareños de la localidad próxima a Marsella esperaban a las puertas para felicitar a los novios.

Ambos, muy comprometidos con las obras sociales, parecen haber pedido a los invitados que su regalo de bodas sean donaciones para dos proyectos en los que están muy involucrados: Iniativ Liewensufank, para mujeres embarazadas y madres en sus primeros meses, y Björn Schulz, para familias de pacientes, niños y jóvenes con cáncer.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 29

Vista del largo velo que lucía la novia en su vestido, obra de del libanés Elie Saab, quien también se encargó de realizar el espectacular traje de la princesa Stéphanie en su boda religiosa con Guillermo de Luxemburgo. Ambos vestidos eran muy parecidos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 29
Unas miradas tiernas y susurros de amor

Nada más darse el sí quiero, los novios compartieron su felicidad con tiernas miradas mientras Félix agarraba cariosamente a Claire por los brazos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 29
Agarrados de la mano y sin parar de sonreír

Los novios encararon el pasillo de salida de la basílica mirando a todos lados y repartiendo sonrisas entre los invitados.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 29
Una basílica de casi un millar de años

La ceremonia se celebró en un templo de casi 1.000 años de antigüedad y objeto de una gran veneración por fieles de todo el mundo. Comenzó a construirse en 1295 sobre las ruinas de una iglesia merovingia y es uno de los ejemplos más importantes del llamado gótico provenzal.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 29
La imagen de la felicidad

Antes de cumplir con las tradicionales fotografías familiares, los novios posaron juntos en uno de los pasillos de la emblemática basílica francesa.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 29
Familiares y amigos, testigos de los novios

De su unión dieron fe como testigos, por parte de Félix, su hermano el príncipe Sebastián; el hermano de la novia, Félix Lademacher; Peter Cauro, Xavier Cauro, el aristócrata croata Louis Doimi de Frankopan y Richard Thistlethwaite; y por parte de ella, la princesa Alejandra de Luxemburgo, Patricia Caspar, Andrea Latten, Ana María Pamin, María Sánchez y Lola Toscani.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 29
Salieron agarrados fuertemente de la mano

Félix y Claire aparecieron agarrados de la mano, felices y contentos momentos después de estar casados oficialmente por lo religioso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
17 de 29
Claire lució la tiara de diamantes de su suegra

En la cabeza, Claire lució una tiara floral de diamantes cedida por su ya suegra, con la que ella se casó con el gran duque de Luxemburgo, y que data de mediados del siglo XIX.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
18 de 29
Las alianzas de oro provienen del comercio justo

Comprometidos con la lucha contra las desigualdades sociales, más aún en los difíciles tiempos que corren, Claire y Félix emularon al gran duque heredero Guillermo y su esposa, Stéphanie de Lannoy, que se casaron en octubre del año pasado, y eligieron dos sencillas alianzas de oro procedentes del comercio justo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
19 de 29
Una ceremonia entre el alemán y el francés

En la ceremonia religiosa se intercalaron las fórmulas de matrimonio en los idiomas de los novios, el alemán y el francés. El príncipe preguntó a su aún novia: "Claire, ¿quieres convertirte en mi esposa?". A lo que ella respondió: "Sí, quiero. Y tú, Félix, ¿quieres convertirte en mi esposo?". Él, rotundo, dio el "sí, quiero". "Félix, te reconozco como mi esposo y me entrego a ti" y "Claire, te tomo como mi esposa y me entrego a tí" acabaron ambos para sellar su enlace.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
20 de 29
Música angelical para amenizar el romántico enlace

Después de la misa, durante la cual se oyeron las angelicales voces de los niños del coro Pueri Cantores y la música de la Orquesta de Cámara del Conservatorio de la Ciudad de Luxemburgo y del organista jefe de la catedral de Notre-Dame, los recién casados abandonaron la basílica ante el aplauso de los presentes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
21 de 29
Se conocieron en un internado suizo

Félix y Claire se conocieron en el Collège Alpin Beau Soleil, un exclusivo internado suizo al que acuden los hijos de los mejores apellidos europeos, entre ellos, los de Carlos Fitz-James Stuart, duque de Huéscar. Sin embargo, no fue hasta diez años más tarde, cuando su amistad se tornó en noviazgo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
22 de 29
Un banquete para 370 invitados en un convento

Los novios y sus 370 invitados acudieron luego al banquete nupcial en el convento real de Saint-Maximin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
23 de 29
Aplausos de la gran duquesa a los novios

La gran duquesa María Teresa de Luxemburgo no pudo reprimir su emoción y acompañó la finalización del enlace matrimonial aplaudiendo a los novios.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
24 de 29
Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo, glamour monegasco

Alrededor de las diez de la mañana comenzaron a aparecer los 370 invitados, la mayoría familiares de los novios y amigos. Entre ellos estaba Pierre Casiraghi, hijo de la princesa Carolina de Mónaco, y su novia Beatrice Borromeo

Publicidad - Sigue leyendo debajo
25 de 29
La italiana, la invitada más elegante

Beatrice, una de las invitadas más elegantes, lució un original y elegante tocado de fino diseño. Borromeo y Pierre, que coincidió con sus tíos y primos de las casas de Habsburgo, Liechtenstein y Bélgica, se conocen desde que coincidieron estudiando en la Universidad de Milán.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
26 de 29
Los invitados a la boda

El príncipe Laurent de Bélgica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
27 de 29
Los invitados a la boda

El hermano del novio, el príncipe Guillermo de Luxemburgo, y la princesa Stephanie.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
28 de 29
Los invitados a la boda

Los hermanos del novio, Sebastián de Luxemburgo y el príncipe Luis y su esposa, la princesa Tessy.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
29 de 29
Los invitados a la boda

La princesa Isabel de Liechtenstein y su hijo, el príncipe Wenceslao.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo