Carlota, la gran ausente en el balcón de Mónaco

Se esperaba que la hija de la princesa Carolina de Mónaco, Carlota Casiraghi, viviese junto a los Grimaldi el último Día Nacional de Mónaco antes de convertirse en mamá ya que, probablemente, ésta fuera su última aparición en un acto público junto a su familia. La joven, embarazada de ocho meses, dará a luz a finales de año. Su ausencia y el primer año de Tatiana Santo Domingo, ya convertida en esposa de Andrea, marcaron el gran día del Principado.

image

Se esperaba que la hija de la princesa Carolina de Mónaco, Carlota Casiraghi, viviese junto a los Grimaldi el último Día Nacional de Mónaco antes de convertirse en mamá ya que, probablemente, ésta fuera su última aparición en un acto público junto a su familia. La joven, embarazada de ocho meses, dará a luz a finales de año. Su ausencia y el primer año de Tatiana Santo Domingo, ya convertida en esposa de Andrea, marcaron el gran día del Principado.

1 de 12
La Familia Real acude a misa sin Carlota Casiraghi

Mónaco celebra este 19 de noviembre su gran día, su Fiesta Nacional. Se trata de una jornada muy especial para todos los monegascos, en especial para la Familia Real del Principado.

Uno de los principales acontecimientos que se celebran en esta fecha tan señalada y que da el pistoletazo de salida a las celebraciones es la tradicional misa que preside el sobrano de Mónaco, el príncipe Alberto junto a su esposa, la princesa Charlene.

En la misa descubríamos que la gran ausente entre los Grimaldi este año es Carlota Casiraghi, la hija de la princesa Carolina de Mónaco, que se encuentra en la recta final de su embarazo. La joven, de 27 años, espera su primer hijo junto al actor Gad Elmaleh para finales de diciembre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Cita en la Catedral Nuestra Señora Inmaculada

La misa se celebraba en la catedral Nuestra Señora Inmaculada de Mónaco. El príncipe Alberto accedía al templo unos pasos por delante de su esposa, que llegaba precedida de las princesas Carolina y Estefanía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Un acto solemne

Desde una situación privilegiada, al lado del santuario, se colocaba la Familia Real monegasca, que guardaba silencio y respeto absoluto durante la ceremonia religiosa.

El príncipe Alberto, escoltado por su mujer, y sus hermanas Carolina y Estefanía, aguardaba con las manos unidas frente a su tronco, en la misma posición que las damas de la familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Los hermanos de Carlota sí han estado presentes

Carlota Casiraghi, que pronto se convertirá en madre, ha sido la gran ausente de esta jornada, pero sus hermanos han estado presentes en la misa. Así veíamos llegar a su hermano, Pierre Casiraghi, y a la joven Alexandra de Hannover.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Andrea, acompañado de Tatiana Santo Domingo

El hijo de Carolina de Mónaco ha acudido a esta cita tan impotante para los monegascos con su mujer. Esta es la primera vez que Tatiana Santo Domingo acude a esta tradicional misa, ya que ahora, tras la boda en verano con Andrea, es un miembro más de la Familia Real de Mónaco.

Tatiana ha debutado por tanto en estos festejos tan importante para el Principado tras dar el "sí, quiero". El año pasado, aunque ya estaba comprometida, no estuvo presente en la cita.

Andrea y Tatiana, además, antes de convertirse en marido y mujer, tuvieron a su primer hijo, un varón de nombre Sacha.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Desfile por la alfombra roja tras la misa

Una vez finalizada la ceremonia religiosa, los miembros de la Familia Real de Mónaco han desfilado por la alfombra roja, escaleras abajo, para dirigirse luego al balón y saludar a sus vecinos congregados.

Los primeros en salir de la catedral han sido el príncipe Alberto, fielmente acompañado por su esposa, Charlene. Detrás aparecían las princesas Carolina y Estefanía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Tradicional saludo desde el balcón

Tras la misa, la Familia Real de Mónaco salió a saludar desde el balcón del Palacio Grimaldi, ya que ésta es otra de las tradiciones en este día tan señalado en el Principado.

Los primeros en aparecer fueron los soberanos, el príncipe Alberto y su esposa, la princesa Charlene.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Charlene se quita la pamela en Palacio

La princesa Charlene, una mujer que causa sensación por su belleza y elegancia en todo el planeta, lució sonrisa en el balcón del Palacio Real.

Charlene se quitó la pamela que había lucido en la misa para la tradicional salida al balcón de palacio para saludar, pero siguió luciendo el original abrigo con corte desigual que llevaba en tonos negro y gris marengo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Mirada cómplice en un día muy especial

El príncipe Alberto y Charlene intercambiaron cómplices miradas y sonrisas en el balcón del Palacio Grimaldi. Desde que se casaran el 2 de julio de 2011, todos los momentos que ha compartido el matrimonio han estados marcados por la ternura y la complicidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Los hijos de Estefanía, también ausentes

Aunque le ha faltado la compañía de su hija Carlota, Carolina de Mónaco, que ha lucido pamela, ha estado arropada por su hijo Pierre y la pequeña Alexandra. Tampoco se dejó ver su hijo mayor, Andrea, en el balcón aunque sí estuvo acompañado por su esposa, Tatiana Santo Domingo, en la ceremonia. Tatiana debutaba en esta Fiesta Nacional. 

Sin embargo, su hermana Estefanía no ha contado, como es habitual, con la presencia de ninguno de sus tres hijos, Luis, Paulina y Camila.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Carolina, muy elegante con pamela

Los colores oscuros fueron los grandes protagonistas de la jornada en cuando a vestuario. Carolina de Mónaco se decantó por traje jaspeado en tonos grises, que combinó con una favorecedora pamela negra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Estefanía, la única que dice no al color oscuro

Fue la otra hermana de príncipe Alberto, Estefanía, quien se atrevió a dejar de lado el negro. Para esta ocasión tan especial como es el día Nacional de Mónaco, vistió un abrigo en rosa pálido con que el consiguió dar la nota de color.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo