Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Charlene, Tatiana y Beatrice ponen color a la Fórmula 1

La esposa del príncipe Alberto apostó por el fucsia; la mujer de Andrea Casiraghi por el verde esmeralda y la novia de Pierre Casiraghi por un elegante diseño con estampado floral rosa para la última gran cita de la Fórmula 1 en Mónaco, la Cena de Gala en el Club deportivo de Montecarlo.

La esposa del príncipe Alberto apostó por el fucsia; la mujer de Andrea Casiraghi por el verde esmeralda y la novia de Pierre Casiraghi por un elegante diseño con estampado floral rosa para la última gran cita de la Fórmula 1 en Mónaco, la Cena de Gala en el Club deportivo de Montecarlo.

1 de 6
Alberto y Charlene, elegantes anfitriones

Tras el Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco, celebrado este domingo 25 de mayo, el glamour y las celebraciones continuaron en el Principado con la tradicional cena organizada tras la carrera, que ganó el alemán de Mercedes Nico Rosberg. Fernando Alonso fue cuarto.

Los anfitriones del evento fueron el príncipe Alberto y su esposa, Charlene, que cambió el vestido blanco que había lucido por la mañana por un llamativo diseño fucsia.

La real pareja posaba sonriente a la llegada a la cena, organizada como cada año en 'Sporting d'ete' de Montecarlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Unidos pese a los rumores

Muy sonriente. Así posaba el príncipe Alberto junto a su esposa, la sudafricana Charlene Wittstock, que llevaba los labios perfectamente definidos en un rosa intenso a juego con el vestido.

La real pareja, que el 2 de julio cumple 3 años de casados (su boda religiosa se celebró en esta fecha de 2011 y el enlace civil un día antes), todavía no ha logrado tener descendencia y en estos años los rumores de 'crisis' ha planeado sobre su relación con insistencia. Ajenos a éstos, el soberano de Mónaco y su esposa siguen apareciendo juntos y unidos en todos los actos de importancia que se celebran en el Principado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Charlene, un bello rostro

Charlene, de 36 años, estaba realmente bella para la tradicional cena de gala del Premio de Fórmula 1 de Mónaco. La exnadadora, ahora princesa, que lleva desde hace años el pelo corto, apostó por un tupé con ondas (por la mañana llevaba el cabello liso) y raya lateral.

Las pestañas extralargas y las sombras de ojos potenciaba su bella mirada y sus ojos azules.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Andrea y Tatiana no se perdieron la cena

Entre los asistentes a la cena de gala se encontraban Andrea Casiraghi, hijo mayor de la princesa Carolina de Mónaco, y su esposa, Tatiana Santo Domingo. La pareja no se llevó con ellos a su hijo Sacha, que el pasado 21 de marzo cumplió su primer año de vida.

Andrea ocupa actualmente el segundo lugar en la línea de sucesión el trono de Mónaco, que alcanzaría si el príncipe Alberto y Charlene no tienen ningún hijo. Entonces la soberana sería la princesa Carolina y tras ella, él.

Para la ocasión Tatiana optaba por un sencillo vestido largo de color esmeralda, de aire 'hippie chic', como tanto le gusta. Andrea, por su parte, renunció al esmoquin en favor de un traje con corbata.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Pierre y Beatrice, otra enamorada pareja

El hermano de Andrea, Pierre, disfrutó de la cena junto a su novia, Beatriz Borromeo, que estaba muy bella y elegante con este palabra de honor con base blanca y estampado floral en rosa, con detalle de cinturón alto.

Pierre Casiraghi estaba muy guapo con un elegante esmoquin negro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Aristócratas invitados

El príncipe Carlos de Borbón-Dos Sicilias y su esposa, Camilla Crociani, que lucía un diseño verde botella con detalle de flor en el pecho y bordados en la falda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo