Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Carlota Casiraghi sopla 28 velas, por primera vez como mamá

Hace poco más de siete meses que Carlota Casiraghi dio a luz a su primer hijo, Raphaël, fruto de su relación con el actor marroquí Gad Elmaleh. La hija de Carolina de Mónaco celebró este domingo 3 de agosto su 28 cumpleaños, siendo uno de los más especiales, pues es el primero que pasa como madre.

Hace poco más de siete meses que Carlota Casiraghi dio a luz a su primer hijo, Raphaël, fruto de su relación con el actor marroquí Gad Elmaleh. La hija de Carolina de Mónaco celebró este domingo 3 de agosto su 28 cumpleaños, siendo uno de los más especiales, pues es el primero que pasa como madre.

1 de 8
Carlota Casiraghi celebra su primer cumpleaños como madre

Carlota Casiraghi ha cumplido 28 años, este domingo 3 de agosto, rodeada de sus seres queridos. Se ha tratado de un cumpleaños muy especial para la hija de la princesa Carolina de Mónaco, pues es el primero que pasa siendo mamá tras el nacimiento de su hijo Raphaël, su primer retoño fruto de su relación con su pareja, el actor Gad Elmaleh.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
En una consolidada relación con Gad Elmaleh, padre de su hijo Raphaël

Tras haber mantenido varias relaciones sentimentales, Carlota ha encontrado la estabilidad en el actor Gad Elmaleh, quien es 15 años mayor que ella y ya es padre de un niño de 13 años, Noé, fruto de su amor con la actriz francesa Anne Brochet.

Se trata de una pareja muy discreta, hasta tal punto que llevaron en la más estricta intimidad el embarazo de Carlota, a pesar de lo evidente que resultaba según iba avanzando el estado de gestación.

Aún así, nunca llegó a confirmarse oficialmente la feliz noticia y el pasado 17 de diciembre la joven tuvo, por primera vez, entre sus brazos a su primer hijo. Desde ese momento, la familia ha vuelto a llevar su vida en la más estricta intimidad.

La hija de Carolina de Mónaco y el actor de origen marroquí bautizaron al pequeño en la más absoluta discreción.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Volvió a coger las riendas de su vida

A pesar de que había pasado poco menos de medio año desde que dio a luz, Carlota volvió a coger las riendas y recuperar una de sus mayores aficiones: la hípica.

Fiel a su estilo, la joven, que pertenece a la segunda generación de la monarquía Grimaldi, se atrevió a superar todos los obstáculos que había sobre la arena.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Disimulando embarazo

El pasado mes de septiembre Carlota se dejó ver en la gala anual AMADE (Asociación Mundial de los Amigos de la Infancia) con un vestido holgado en tonos grisáceos, con el que pretendía disimular su barriguita. Entonces su embarazo ya era más que comentado en todo el planeta, situándola como la premamá más seguida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Tan bella como su madre

Aunque procure guardar su intimidad hay algo que no puede evitar mostrar: su belleza.

Carlota ha heredado los bonitos rasgos de su madre, Carolina de Mónaco, a quien adora, y la belleza de su abuela, la desaparecida princesa Grace.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Una joven muy dulce y familiar

Su ternura y amabilidad le ha llevado a dulcificar la imagen del Principado. Carlota ha mostrado continuamente gestos cómplices y cariñosos con su tío Alberto, con el que tiene muy buena relación.

Además, Carlota es muy familiar con todo su entorno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
La pérdida de su padre

Durante su infancia, Carlota fue una niña colmada de cariño por parte de su familia, pues era la primera nieta de Rainiero de Mónaco. Pero en 1990 un duro trance llegó a su vida. Su padre, Stéfano Casiraghi, fallecía en un accidente de moto acuática. A raíz de ese suceso, Carlota creció en un pequeño pueblo de la Provenza francesa, Saint Remy.

Con el paso del tiempo, la princesa Carolina fue sobrellevando su viudez y comenzó, junto a sus hijos, a intentar hacer vida normal con el resto de los Grimaldi. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Heredó la buena genética de su abuela, Grace Kelly

La elegancia y belleza de Carlota va más allá de la genética de su madre, pues sólo hay que ver a quien fue Princesa de Mónaco, su abuela materna Grace Kelly, para ver que estos rasgos vienen de generaciones atrás.

Además, de ella ha heredado su prudencia y sus buenas formas, unas excelentes particularidades, para estar constantemente en la vida pública.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo