Alberto y Charlene abandonan la boda de su sobrino por el Baile de la Cruz Roja

La ceremonia civil que unía en matrimonio al hijo de Carolina de Mónaco y la italiana Beatrice Borromeo no era el único evento del día en el Principado. Por la noche tenía lugar el tradicional Baile de la Cruz Roja, unido a los Grimaldi desde hace décadas, por eso los príncipes no pudieron faltar.

La ceremonia civil que unía en matrimonio al hijo de Carolina de Mónaco y la italiana Beatrice Borromeo no era el único evento del día en el Principado. Por la noche tenía lugar el tradicional Baile de la Cruz Roja, unido a los Grimaldi desde hace décadas, por eso los príncipes no pudieron faltar.

1 de 5
Alberto y Charlene cambian la boda por el Baile de la Cruz Roja

Alberto y Charlene de Mónaco, como no podía ser de otra manera, se encontraban este sábado 25 de julio en Palacio festejando la boda de Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo. Sin embargo, y aunque la relación que une a tío y sobrino es muy especial, Alberto y su mujer tuvieron que marcharse antes de tiempo del enlace. 

Como es tradición, el matrimonio preside el Baile de la Cruz Roja, evento importantísimo en el Principado durante el verano, y por eso no quisieron faltar. 

Así, Charlene del brazo de su esposo, llegaban al Sporting de Montecarlo, donde se celebró la glamurosa velada.

2 de 5
El evento del verano para los Grimaldi

El príncipe monegasco saludaba a su entrada a los presentes, seguro deseosos de felicitarle por la boda de su sobrino. Aunque tuvo que abandonar antes de lo que quisiera el enlace de Pierre, Alberto de Mónaco se mostró feliz de cumplir con uno de los eventos que marcan el verano en el Principado.

Además, la Sociedad de los Baños de Mar, gestionada por los Grimaldi desde la década de los 60, es la encargada de organizar la cena, a la que acuden más de 800 invitados. Motivo más que de sobra para que el matrimonio no pudiera faltar.

3 de 5
Carolina de Mónaco, la gran ausente

La que no les acompañó en esta ocasión fue Carolina de Mónaco, madrina del enlace de su hijo, que quiso disfrutar de la fiesta de los novios en el club Jimmy'z hasta el final.

Así que sin su hermana pero con su mujer, radiante con un mono en color rojo y zapatos dorados a juego con el bolso de mano, Alberto de Mónaco presidió el Baile de la Cruz Roja.

Antes había sido el encargado también de abrir el brindis por la felicidad de Pierre y Beatrice, ya convertidos en marido y mujer.

4 de 5
Charlene brilla con luz propia

Tan elegante como acostumbra, Charlene seguro que deslumbró en la boda como lo hizo en este evento.

Además de lucir una figura envidiable tras un embarazo de mellizos, la exnadadora olímpica luce un rostro radiante, síntoma del gran momento personal que atraviesa viendo crecer a los pequeños Jaime y Gabriela.

5 de 5
Un matrimonio feliz y enamorado

Se casaron en 2011, pero el amor sigue brillando cada vez que aparecen juntos en un acto público. La sudafricana se muestra embelesada por su marido y padre de sus mellizos, a quien mira con ternura.

El matrimonio, que vivió un sábado de lo más intenso, posó para los medios sin un ápice de cansancio, demostrando que cumplen con gusto con su agenda y sus compromisos familiares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io