Beatriz Trapote, 'invitada sorpresa' en 'Ven a cenar conmigo'

La periodista Beatriz Trapote no estuvo presente de forma física pero sí acompañó, de cierta manera, a Ana Obregón, Rappel y Lucía Etxebarría, en la cena en la que su marido, Víctor Janeiro, actuó de anfitrión.

La tercera entrega del concurso 'Ven a cenar conmigo Gourmet Edition' ha contado con una invitada que no estaba anunciada: la periodista y empresaria Beatriz Trapote, mujer de Víctor Janeiro. Tras las cenas de Lucía Etxebarría y Rappel, llegaba el turno de Víctor como anfitrión.

El torero, hermano pequeños de Jesulín de Ubrique, recibió a los invitados en la que casa que tiene en Madrid. El primer invitado en llegar fue el vidente, al que Víctor conoce desde hace años y al que llama "Rafael". Y en ese momento también apareció por primera vez su mujer, en una imagen en la pared.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fotos: Cuatro.

La cámara hizo un primer plano a la fotografía en la que Víctor y su mujer aparecen de los más cariñosos, con él acariciando la barriguita de su mujer, embarazada de su hijo, que nació el 4 de diciembre de 2015.

Foto: Cuatro.

Pero la velada no solo contó con la 'presencia' de Beatriz Trapote, también hubo tiempo para hablar de toros y de "primeras veces". Para la ocasión, Víctor preparó una ambiciosa ensalada, a base de lechuga, que no triunfó entre los comensales, un plato de patatas camperas con huevos fritos, del que Rappel dijo que no se había calentado mucho con el menú, y un postre llamado 'Mi primera vez', que derivo la conversación hacía temas amorosos.

Ana Obregón fue directa y preguntó a Víctor si recordaba como había sido su primera relación sexual. "No lo recuerdo muy bien pero en medio de la calle en pleno verano. Sabes cuando las cosas no te gustan e intentas olvidarlas", ha reconocido el anfitrión.

Foto: Cuatro.
Publicidad - Sigue leyendo debajo

La conversación siguió por esos derroteros y el futurólogo dio la sorpresa al reivindicar sus necesidades sexuales. Mientras, Lucía Etxebarría confesaba que ella no necesitaba practicar sexo a menudo, Rappel afirmaba: "Mira que cutis, sin cremas, sin operaciones… ¡Y sin viagra! Yo funciono que no veas", reivindicando que para él sí es fundamental mantener encuentros íntimos.

Otro de los momentos de la velada fue cuando Ana Obregón se puso la chaquetilla del trajes de luces con el que Víctor tomó la alternativa. Mientras Víctor enseñaba a la bióloga a dar unos pases con la muleta, la escritora Lucía Etxebarría, en contra de todo lo que rodea al mundo del toro, prefirió salir de la casa y esperar en el descansillo a que acabase la escena.

Publicidad - Sigue leyendo debajo