Raquel Mosquera inaugura su propio bar antes de irse a 'Supervivientes'

La peluquera ha encontrado una nueva forma de hacer dinero antes, durante y después de su paso por el programa, aunque esta vez lo hace de la mano de su chico, Isi: "Montamos un restaurante y yo me voy a pasar hambre".

Raquel Mosquera ha decidido irse a 'Supervivientes' con los deberes hechos, por ello la peluquera ha inaugurado su propio bar antes de poner rumbo a Honduras.

La mar de feliz. Así es como se encuentra la Raquel Mosquera ahora que su relación está estable y sus negocios van viento en popa. La peluquera continúa con su centro a toda máquina, pero ahora ha encontrado otra manera de seguir haciendo caja ¡mientras está en la isla!

Supervivientes 2018, pero ella, lejos de conformarse, se ha decidido a montar un negocio con su chico, Isi: ¡un bar restaurante!


El Mosquera fue inaugurado este jueves 8 de marzo, y cabe decir que la peluquera (y ahora hostelera) lo petó: varios medios acudieron a ver su nuevo local, además de los vecinos de la zona, que no se perdieron la fiesta de estreno.

“Montamos un restaurante y yo me voy a pasar hambre a Supervivientes”, dijo ella con mucho humor, y es que la cosa se puede poner bastante dura en la isla: en apenas unos días, Raquel tendrá que marcharse a Honduras para ir acostumbrándose al clima, superar el jet lag y conocer a todos sus compañeros, para que todo esté listo el próximo 15 de marzo, día en el que Telecinco ha anunciado que estrenará la nueva edición. Pero ella, lejos de tener miedo, deja claro que irá a por todas...

Felicidades por tu nuevo negocio, ¿qué nos cuentas sobre él?

Muchas gracias por la felicitación. Montamos un restaurante y yo me voy a pasar hambre a Supervivientes. La verdad es que es una faceta nueva, que me hace mucha ilusión, lo hemos montado mi maridazo y yo, su socio y primo. Ha sido con mucho esfuerzo y además se ha adelantado, como se ha adelantado el programa de Supervivientes. La inauguración iba a ser más tarde y ha tenido que ser todo un poco así… pero, gracias a Dios, lo hemos conseguido.

¿Contenta viendo el ambiente?

Me hace ilusión que sea donde Isi y su primo tenga su pub, su discoteca, porque yo he venido mucho a Móstoles y tengo clientas del centro de belleza de Las Rozas que vienen de Móstoles. Con lo cual, ahora que abrimos aquí el negocio, les hace mucha ilusión.


¿Te vamos a ver detrás de la barra o vas a seguir con el centro de belleza?

Pues sabes lo que te digo, una lo mismo plancha unos huevos que fríe unos pantalones. Hombre, detrás de la barra no creo porque hay un equipo, pero venir aquí sí. Y cuando haya que echar una manita en algo, también. Sobre todo, estarán más encima Isi y su primo y yo más en el centro de belleza. Vendré cuando salga de Supervivientes.

¿Cómo surgió la idea de montar un bar?
Es un restaurante donde prácticamente casi todo es a la brasa. Pescados, carnes, la especialidad va a ser esa. Que sepáis que desde hace muchos años a mí siempre me ha gustado el tema de la restauración y a Isi también. Así, hablando, como él se dedica a lo que es discoteca y pub, pues faltaba el restaurante. Así la gente viene, come y luego se va a la discoteca a mover el esqueleto para bajar la comida.

Al igual que hay un pollo a la Pantoja, ¿va a haber un pollo a la Mosquera?
No, pero va a haber algún plato a la Mosquera, para descubrirlo tenéis que coger la carta, venir aquí a comer y verlo. De todos modos, si Dios quiere, si llegara a la final, os digo ya que estaréis invitados porque haremos una gran fiesta aquí.

¿Qué supone para ti ir a Supervivientes?
Es un reto más en mi vida, de esfuerzo, no solo físico, sino mental. Desde hace muchos años, cuando me han llamado para ir a Supervivientes, nunca veía el momento porque siempre estaba solita, y aunque la familia siempre ha estado a mi lado ahora tengo una pareja. Con mi hija siempre ha sido el día a día, el cole, el trabajo… Conocer a Isi fue compartir la convivencia, ir a por el bebé… Ahora el bebé ya es más grande y cuando veíamos juntos Supervivientes yo siempre le decía: “Me encantaría ir a Supervivientes, pero eso de dejar a los niños, dejarte a ti, dejar la empresa…”. Isi fue el que me apoyó, el que me dijo: “si es uno de tus deseos, ve. Por mí no lo hagas, porque yo voy a estar aquí esperándote, cuidando a los niños y apoyándote en todo lo que haga falta”. Y así fue. Dicho y hecho.

¿Cómo afrontas mentalmente esta experiencia de ir a Supervivientes?
Os lo voy a demostrar. Os voy a demostrar que soy más fuerte mentalmente que físicamente. Físicamente lo doy todo.

¿No te da un poco de miedo? Ya estuviste en otro reality que tuviste que abandonar a los pocos días.

Ahí metí la pata, porque durante unos meses no me tomé una pastilla que debería haberme tomado y ahora voy muy bien preparada, además con el informe del médico, que me ha dado el visto bueno. Me estoy cuidando muy bien. Por esa parte ya vais a ver que no va a haber ningún problema.

¿Cómo crees que vas a ser como superviviente? ¿Te vas a saber desenvolver bien?Creo que voy a ser una buena superviviente, porque yo soy una superviviente nata de la vida y lo vais a ver. Vais a ver que aburrirme no ve voy a aburrir, no solo porque me guste estar quieta. Estoy acostumbrada a madrugar, a levantarme muy temprano, a acostarme muy tarde y a estar muy ocupada todo el día currando, trabajando en el centro por el día, estando con mis hijos, llevando todo. Qué ocurre, que si una persona está acostumbrada a eso, no está acostumbrada a no hacer nada. Con lo cual, aburrirme, no me voy a aburrir. Lo mismo puedo hacer otras cosas aparte de pescar, muchas cosas que no quiero adelantar, pero aparte de pescar puedo montar un ‘adosadito’, caminar, superar las pruebas físicas y muchas más cosas que me callo, que si no me adelanto y luego me cogen ideas.

¿De entre todos tus compañeros piensas que alguno puede ser complicado?
Si me dices de los que quedan por ir a lo mejor te respondía, pero de los que van, de momento, pues sinceramente no los conozco demasiado como para opinar. Como yo estoy cara al público, te llevas muchas sorpresas, porque la convivencia no es lo mismo que estar un ratito. Entonces, aunque conozca a algunas personas, no me adelanto. Ya lo veréis.

Siempre vemos tu carácter dulce y amoroso, pero ¿cómo es Raquel Mosquera cuando no duerme, cuando no come, cuando está cansada?
Me habéis visto también en otras facetas, aunque no sea sin dormir y sin comer y, cuando he tenido que sacar carácter, lo he sacado. Soy una persona que va de frente, soy transparente, con mis defectos y mis virtudes. Todo el mundo tiene defectos, pero me muestro tal y como soy. Sí, soy una persona dulce y cariñosa, porque lo soy. Me encanta la cercanía, la gente, pero también te digo que si le tengo que decir a una persona algo que no me parece bien, lo digo. Voy a sacar mi carácter, pero mi carácter desde la educación y el respeto. Lo único que sí es verdad es que no me he visto en unas circunstancias así de pasar hambre, sueño, es decir, tantas cosas que ni yo lo sé.

¿Qué tal llevas el separarte de tu marido y tus hijos?
Ahora mismo lo peor es separarme de mis hijos, sobre todo. De hecho, no intento pensarlo mucho, porque si no te vienes abajo. Ya me he mentalizado de que me voy y cuando yo digo algo… Voy a ir a por todas. Pero sinceramente lo que más pena me da es el dejar a mis niños, luego a mi marido y a la familia.

¿Tu hija te ha dicho mamá no te vayas?
No me lo dijo así. Al principio le hacía ilusión porque sabe que, a mí, que me ha visto en los trampolines, que me gusta mucho el deporte y que me gustaba mucho Supervivientes. Pero cuando me hizo la pregunta de cuánto tiempo es y le dije que podía ser de una semana a tres meses entonces, me dijo: “Tres meses, eso es mucho tiempo”. Me senté con ella, hablé muy tranquila y la verdad es que le hace mucha ilusión, pero me ha hecho prometerla que no me esfuerce más de lo que pueda. Me dijo: “Yo lo que quiero es que vengas bien. Que estés bien. No hace falta que tengas que demostrarme lo fuerte que tú eres y lo mucho que nos quieres”.


Allí también habrá mucho tiempo para pensar y seguro que vendrán recuerdos de Pedro, de la convivencia que tuviste con él.

Esos momentos son los que voy a evitar, es decir, los momentos de pensar, de echar en falta, pero sinceramente, también quiero decir que ahora mismo estoy viviendo una etapa de mi vida muy bonita, serena, tranquila, ilusionada con la persona que tengo a mi lado, que es Isi, mi marido, mis niños, mi familia… De Pedro tengo recuerdos muy bonitos, pero también quiero ir dejando esa etapa porque sinceramente quiero vivir el presente.

Cuatro años de relación con Isi, ¿quizá a tu vuelta sea el momento de decir vamos a dar un pasito más para casarnos?Lo dije hace poco en un programa que, si Dios quiere, es una cosa que queremos Isi y yo. A los dos nos gustaría mucho casarnos y además por la Iglesia. Nos hace mucha ilusión. Y por supuesto que lo vamos a hacer. No ponemos fechas, pero lógicamente no será dentro de mucho tiempo, ni a largo plazo ni a corto plazo, porque ya estáis viendo que cuando digo una cosa… Había otros proyectos que eran abrir el restaurante, ir a Supervivientes. Así que vamos a ver si es lo próximo.

Vas a venir morena, guapísima, todos los que vienen de Supervivientes vienen morenos, delgados y guapos.
Pues yo ya me voy conservadita de kilos porque quiero aguantar hasta la final.

¿Confías en llegar a la final?
Soy muy creyente, si Dios quiere, me da fuerzas físicas y mentales, creo que con el apoyo y el cariño de la gente puedo llegar a la final.

¿Quién te va a defender, Raquel?
Aparte de Isi, también me van a defender mis dos hermanas. Yo tengo dos hermanos chicos y dos hermanas chicas, conmigo somos cinco, y van a ir las dos chicas. Son la mayor, María Jesús, y Silvia, la pequeña.

Se ha dicho que uno de los motivos por los que ibas al programa era porque no estabas bien económicamente.
Eso se me llevan diciendo desde hace muchos años, que estoy arruinada. Gracias a Dios, no lo estoy, como podéis comprobar. Siempre lo he dicho, que no me falta para comer, para todas las cosas esenciales de la vida, pero no me sobra. De hecho, este restaurante se monta con muchísimo, muchísimo esfuerzo por parte de mi pareja, su socio y por mi parte. Sigo manteniendo mi centro de belleza, que lleva 22 años, trabajo mucho, me levanto a las 6 de la mañana y me acuesto a las doce o la una de la noche, trabajo de lunes a sábado para poder mantener mis obligaciones, mi empresa, mi hogar, ahora también con la ayuda de Isi. Con esto quiero decir que sí, efectivamente, me va a venir muy bien económicamente, y lo digo claro, el ir al programa. Y, si Dios quiere y llegase a la final y consiguiese ganar, montaría otro de mis sueños desde hace muchísimos años, montar un pequeñito centro de belleza en la capital.

Dices que estás fuerte e ilusionada, ¿a día de hoy tomas alguna medicación?
Sí, yo tomo un medicamento para mantenerme tal y como me veis, es decir, ni eufórica ni con depresión. El médico se lo ha dado a la productora desde el primer momento y están muy orgullosos, porque he sido yo quien lo ha ofrecido y lo he dado, sin que me lo pidiesen. Y quiero decir a todas aquellas personas que han pasado por depresiones y por problemas que la vida no se acaba cuando pasas por un momento muy malo, que la vida sigue y hay que luchar. Querer es poder.

Publicidad - Sigue leyendo debajo