Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Carlos Lozano lo cuenta todo sobre su desaparición

El presentador, desparecido durante 40 horas, reaparece en televisión.

El presentador Carlos Lozano dio un gran susto a sus amigos y familiares más cercanos al estar en paradero desconocido durante más de 40 horas. Pasado este tiempo, el presentador aparecía dejando tranquila a su familia, a su novia y a su expareja. Pero... ¿qué estuvo haciendo durante ese tiempo? Este jueves, aprovechando su sección de 'El defensor del pueblo', ha querido explicar a la audiencia lo sucedido. Fue su novia Miriam Saavedra la que alertó a la madre de Carlos y esta llamó a su ex, Mónica Hoyos. Ambas decidieron acudir a la Comisaría a interponer una denuncia, ya que Miriam se encontraba en Perú.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Lozano ha dejado claro que ha dado explicaciones porque quiere y porque "es mi programa". Ha reconocido que estuvo "4o horas de fiesta" y ha agradecido el trato recibido por la gente del after. Y añade: "Si estoy a gusto y salgo, salgo hasta el amanecer", aunque tiene claro que si ya salía poco ahora lo hará tan solo una vez al año.

Telecinco

Sin embargo, dejando a un lado el humor, asegura que las cosas se han sacado de quicio y que siempre hay alguien que busca cosas raras donde no las hay. Además, reconoce que su mayor fallo fue no avisar a su madre pero se excusa en que se quedó sin batería en el teléfono móvil. Todas las alarmas saltaron cuando no contestaba al teléfono, y su madre, tras recibir la llamada de Miriam, avisó a Mónica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Reconoce que al principio se enfadó por todo el revuelo que se había formado pero ha pedido perdón "a la gente que me quiere" por el susto que les dio. Y como dice el refrán, no hay mal que por bien no venga ya que su novia y su ex tuvieron por fin un acercamiento, aunque fuera por este motivo. "Me alegro de que hayan hablado", confiesa.

Telecinco

También ha explicado que su voz ronca no era por la fiesta sino por un catarro que lleva arrastrando varios días. Y es que "para la fiesta no hay edad".

Publicidad - Sigue leyendo debajo