Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Carmen Morales, muy apenada en el entierro del padre de su marido

Luis Guerra perdía a su padre el pasado 11 de marzo en Madrid. La hija de Rocío Dúrcal y sus dos hermanos se convirtieron en su gran apoyo en un momento tan complicado para el empresario y su familia.

Vivieron unos años complicados y de grandes enfrentamientos, pero la familia Morales ha vuelto a demostrar que sigue siendo una piña a pesar de todo. Carmen, la mayor del clan, sintió el calor de sus hermanos en el entierro de Luis Guerra Herrero, padre de su marido, Luis Guerra.

Su suegro falleció el domingo 11 de marzo y, tras ser velado en Las Rozas, la familia se trasladó al Escorial para enterrarle.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Shaila, que vive en México, estaba de promoción en Madrid y pudo acercarse a darle un beso a su hermana y a su cuñado.

Allí se reencontró con su hermano Antonio, que acudió de la mano de su mujer, Bárbara Suances.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los dos hermanos quisieron dar todo su apoyo a Carmen, que mantenía muy buena relación con su suegro. La mayor de los hijos de Rocío Dúrcal y Antonio Moreles, Junior, llevaba una rosa blanca en su mano.

Luis Guerra también contó con el apoyo de Christian, el hijo de Carmen. El chico, de 21 años y fruto de la relación que mantuvo la hija de Rocío Dúrcal con Óscar Lozano, está muy unido al empresario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo