Así son los mensajes de WhatsApp que Piqué manda a los jugadores del Madrid

Al defensa del Barcelona le sigue yendo la marcha, pero tira por tierra algunos tópicos.

image
Getty Images

Que el mal rollo entre los futbolistas de élite suele ser más un invento de la prensa deportiva que algo real es poco a poco aceptado por todos, por lo menos todos los que no son unos forofos radicales. Así lo ha demostrado Gerard Piqué, el defensa del FC Barcelona y de la selección española, que en un largo artículo llamado 'A long story' para ThePlayersTribune tira por tierra muchos tópicos del fútbol.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Piqué cuenta que hace unos meses, cuando su equipo sacaba ocho o nueve puntos a su eterno rival, el Real Madrid, decidió abrir un grupo de WhatsApp. Y como es un poquito picajoso, no se le ocurrió otra idea mejor que meter en dicho grupo a los jugadores madridistas que comparten vestuario con él en la selección española.

"Todo lo que hacemos en ese grupo es lanzarnos mierdas los unos a los otros sobre el Barça y el Madrid".

"Es el mejor grupo en el que estoy, somos como niños pequeños. La verdad es que es bastante gracioso para mí ahora mismo, porque estamos 15 puntos por delante del Madrid en la liga. Por tanto, estoy siendo bastante creativo en mis respuestas. La pasada temporada ellos ganaban todo, y se sentían bien. Se reían constantemente cuando nos veíamos en los entrenamientos de la selección. Cada vez que ganaban un partido subían fotos sin camiseta a Instagram, sonriendo y enseñando los músculos como si fueran The Rock, diciendo #HalaMadrid y añadiendo iconos de trofeos. Este año hay otro ambiente, todas sus fotos en Instagram son muy sombrías. "Tres puntos hoy. Tenemos que seguir trabajando duro”. Así que les mando mensajes en el grupo del tipo: "Vamos chicos, ¿por qué estáis tan serios?” Luego les pongo emojis llorando y riendo. Incluso le puse un nombre especial al grupo. Se llama felicidades”.

Getty Images
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Lo que queda claro es que la constante polémica que surge cada vez que la selección española juega un partido no es tal en el vestuario. No parece precisamente, leyendo las declaraciones de Piqué, que se estén tirando los trastos a la cabeza gente como Busquets, Ramos, Jordi Alba o Isco.

"Puedo bromear con estos tíos porque son mis hermanos en la selección española. Puede que odiemos al club del otro, pero estamos jugando para el mismo país, por el mismo sueño, y eso es algo de lo que estoy muy, muy orgulloso. Desde que era un niño pequeño y vi a Luis Enrique sangrando sobre su camiseta en el Mundial del 94, mi sueño era jugar en el equipo nacional".

"Estoy extremadamente orgulloso de llevar ese escudo cada cuatro años en la Copa del Mundo. Tal vez eso sorprenderá a algunos. Si ves la televisión en Madrid, te contarán una historia muy diferente sobre mí. Dirán que soy un traidor y que quiero destrozar el país debido a mi apoyo público al derecho del pueblo catalán a votar en el referéndum sobre la independencia".

Está claro que Gerard quiere tapar muchas bocas. Otra cosa es que sus críticos le crean...

Publicidad - Sigue leyendo debajo