La mujer de Carlos Baute dispuesta a formar familia numerosa

La guapísima venezolana nos confiesa sus ganas de aumentar la familia junto a su marido, Carlos Baute.

Astrid Klisans entrevista
Foto: Gtres.

Completamente volcada en sus pequeños, Markuss, de casi dos años, y Liene, de 4 meses, la arquitecto venezolana saca hueco para amadrinar los bombones Raffaello.

Te tienes que sentir como Isabel Preysler...

Somos diferentes (risas). Regalar bombones es la manera idónea de tener un detalle con alguien y decirle que le queremos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Eres detallista?

Soy muy detallista. Me gusta mucho dar, me hace muy feliz.

Mamá de dos peques y no tienes ojeras... Cuéntame tu secreto.

Con Liene no, pero con Markuss las tuve hasta el año y medio. Está siendo bastante buena para dormir. Markuss ha sido más trasto. Cuando pensaba que me iba a tener que despertar cada tres horas a dar el pecho y luego continuar con mi vida normal... ¡Y tengo energía!

¿Cómo se llevan entre los hermanos?

Muy bien. Markuss está todo el día dándole besos. A veces tengo encima a Liene, viene, me la quita, le abraza y se la tira encima. El primer beso que dio el niño fue a su hermanita.

¿Tiene celos de su hermana?

De momento, no. Ya empieza a jugar con ella. Es muy bonito.

Astrid, imagen de los bombones Raffaello, enfundada en un diseño de Chiara Boni.
Foto: Gtres.

Liene tiene cuatro meses ya, ¿a quién se parece más?

A mi madre y a mí. Somos las tres iguales. Markuss es la fotocopia del padre.

¿Os apetece ir a por la familia numerosa?

No inmediatamente, pero a mí sí me gustaría tener tres, por lo menos. Dos se me queda pequeño. Quería una niña, pero el amor es tan grande que me daba igual que fuera niño o niña.

¿Cómo os definiríais como padres?

Yo soy muy dedicada. Lo estoy disfrutando tanto... No he sido nunca muy maternal pero cuando tuve a los míos, el amor es tan grande...

Carlos nos confesó tener dos defectos que a ti te ponen de los nervios: ser súper olvidadizo y no tener orientación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¡Pero muy de los nervios! Donde sea que vayamos tiene que poner el GPS. ¡Cómo es posible que no sepa llegar al súper! ¡Y olvidadizo! Es como Dory, de 'Buscando a Nemo'.

¿Algún defecto confesable tuyo?

Soy muy perfeccionista. Soy arquitecto. Me gusta que esté todo en orden. Con niños es súper complicado pero tratas de ser más flexible.

Un amor de cuento

La arquitecto venezolana y el cantante se casaron por lo civil en Letonia en el año 2011. Un año después se volvieron a dar el 'Sí, quiero' en una ceremonia religiosa en San Lorenzo de El Escorial, Madrid.

Publicidad - Sigue leyendo debajo