Chabelita compara a Alejandro Albalá con su tío Agustín

Isa y su ya ex marido, Alejandro Albalá, acudieron a Honduras para cumplir, en Supervivientes, con sendas misiones con sus respectivas parejas, pero antes de eso, los dos mantuvieron una acalorada discusión..

¿Podía haber más tensión entre Alejandro Albalá y Chabelita la pasada noche durante la cuarta gala de Supervivientes? Era complicado, pero la ex pareja acababa de llegar a honduras para realizar diferentes misiones: mientras la hija de Isabel Pantoja llegaba para sorprender a su novio (aunque al final la sorprendida fue ella con pedida de mano incluida), él lo hacía para cortar definitivamente con su novia después del tonteo que ésta se traía con un compañero del concurso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Máxima tensión

Ni siquiera cuando ambos esperaban la señal de Jorge Javier Vázquez cruzaron palabra. Ambos se sentaron en una playa a ver pasar el tiempo, y no quisieron ni hablar ¡ni sentarse cerca! De hecho, cada uno se sentó en una punta del claro entre las palmeras, una distancia que pueden ser fácilmente unos 10 metros. ¡Pues sí que están picados!

Sólo cuando el presentador les saludó, consintieron juntarse, y aún así guardaron las distancias. Muy lejos (literal y metafóricamente) de aquellas imágenes en las que Alejandro acudía a la isla a verla mientras ella concursaba en 2015 en el mismo programa...

¿Se arrepienten de su pasado?

En aquella ocasión, Chabelita casi llora de la emoción al ver a Alejandro... y ahora parece que de tanto verse, se han cansado el uno del otro: "Ahora la veo más que cuando éramos novios", dijo él con un tono sarcástico.

Aún así, tuvieron la deferencia de no decir que se arrepentían: "Yo no. Lo que se hizo, pues bien", dijo Alejandro, aunque ahora ya ni se miran...

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sin embargo, el momentazo de la noche llegó cuando ambos dijeron que no sienten rencor, simplemente indiferencia: "Yo le propuse un brindis antes de salir, por el divorcio, pero además de eso nada. Cero. Es como si tuviera a mi lado a una sombra", señaló Albalá.

Ella, por su parte, siguió el juego: "Yo es como si estuviera en mi casa del campo. Como no le hablo...".

Alejandro... ¿igual que su tío Agustín?

"Pues eso, en tu casa del campo. Como no hablas con nadie...", apostilló él, y ella no se pudo callar: "Pues sí, como no hablo con quien ya sabéis... además, no es lo mismo".

Jorge Javier estuvo rápido: "¡Ah! Entonces Alejandro es como tu tío Agustín, ¿no?", preguntó entre risas. "Claro. Indiferencia y ya está. Ni mal rollo ni nada. Cada uno a su rolo. Yo vengo aquí a ver a mi novio y ya está". ¡Pues menuda comparación, guapa!

Al final, ambos acabaron como empezaron: sin hablarse y sin querer recordar tiempos mejores (o peores, según se mire): "Las cosas que se hacen por amor... bienvenidas sean", zanjó Isa refiriéndose al viaje hasta Honduras para ver a su novio... ¡Cuánta razón!

Publicidad - Sigue leyendo debajo