Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Mercedes Milá:"Llegué al extremo de dudar que pudiera volver a hacer Periodismo"

La periodista, que, a sus 67 años no piensa en jubilarse, abrió su corazón a Jordi Évole para la última entrega de 'Salvados'. La presentadora confesó que lleva años luchando contra una depresión que le hizo abandonar 'Gran Hermano' y volver a vivir con su madre

Mercedes Milá visita a Jordi Évole en 'Salvados'
La Sexta

Mercedes Milá es una mujer valiente. La presentadora fue la última invitada de 'Salvados', el programa de Jordi Évole en La Sexta, y allí, sin tapujos, confesó que lleva años luchando contra una terrible depresión. "Nunca había entendido por qué uno de mis escritores favoritos se suicidó y solo le he entendido cuando he comprendido que es una liberación de una enfermedad que se llama depresión y no porque yo haya tenido la tentación de caer en él sino porque entendí que la depresión, que es un enfermedad que jamás pensé que tendría en mi vida, me atacó. Nunca pensé que, con el carácter que me dieron mi padre y mi madre, me pasaría pero me pasó. Llega un momento que ya no eres dueño de ti, no comes, no duermes.. Yo llegué al extremo de dudar que pudiera volver a hacer Periodismo o a hacer entrevistas" confesó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La Sexta

"Todo eso te crea tal sufrimiento que de no ser por la química y otros aprendizajes como el yoga, la meditación o la lectura no habría salido. Todo esto me ayudó a salir del agujero y por eso lo explico. Es una desnudez excesiva pero lo hago por si esto le sirve a alguien para salir. Que si parecía que yo, que me iba a comer el mundo, he estado en la mierda y he salido, ellos también podrán salir" continuó. Jordi quiso saber cuándo y cómo Mercedes cayó en la depresión. "Me di cuenta en la última etapa de 'Gran Hermano' cuando yo solo quería estar en la cama y llorar. Solo salía de casa para la gala" explicó aunque sus orígenes vienen de mucho tiempo atrás.

La Sexta
Publicidad - Sigue leyendo debajo

"Todo empezó con una historia de amor rota. Yo viví cuatro años con un chico muy joven, Carlos, y cuando él se fue de mi casa, entré en barrena. Fue 10 días antes de la final del primer 'Gran Hermano' en el 2000 pero, por pura supervivencia, no se lo conté a nadie. Cuando gana Ismael, yo estoy aparentemente normal pero, en realidad, estoy en el infierno. Al día siguiente de la final, ya lo cuento y paso dos años malos pero, la vida sigue, y con pastillas y ayuda psiquiátrica logro salir" explicó la presentadora pero no tardó en recaer.

La Sexta
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

"Sigo con 'Gran Hermano' y cometo el error de darle mucho caña a mi cerebro, le dedico las 24 horas al trabajo, trabajo, trabajo hasta que mi cerebro hizo 'pa' y empiezas a notar miedos, no duermes, lloras de manera inesperada. Yo, iba en un avión o en el Ave, y tenía que subirme la chaqueta o ponerme las gafas de sol porque se me caían las lágrimas. A veces, iba por la calle y la gente me pedía autógrafos y yo solo deseaba que no me pararan y no porque no quisiera sino porque no podía, la gente debía pensar que era una borde pero, de verdad, no podía. Llegaba al programa y lo hacía pero, llegó un momento, que no podía seguir. Los médicos me dijeron que o dejaba 'Gran Hermano' o me iba a quedar el carretera. No pude más y me vine a vivir con mi madre" aseguró.

La Sexta
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Jordi quiso saber cuál era su estado actual y cuándo había sido su última recaída. "Yo ahora estoy bien, tengo tantas de ganas de volver a televisión. No fue hace muchos meses, después de Navidad tuve otra crisis, fue la última y me han equilibrado bien. Yo tengo que ir al psiquiatra cada 'x' meses para que me equilibre las medicinas porque no es una terapia hablada. Y me ha dicho que, en este momento, hemos empezado a bajar pero no me fío. Es como la espada de Damocles, es el miedo a que aparezca de nuevo el monstruo porque la depresión empieza como un puñal en el estómago, la ansiedad, la angustia... Te estoy contando demasiadas cosas, luego dirán que soy una exhibicionista, que lo soy, pero me mido" explicó y advirtió a Évole de los peligros del estrés. "Tú me preocupas un poquito porque trabajas muchas horas y tienes un niño pequeño al que atender" le dijo al periodista.

La Sexta

Mercedes no solo habló de su depresión sino que también contó que, a los 67 años, no piensa en la jubilación. "No porque todavía me ofrecen muchísimos trabajos, sobre todo en televisión. Vienen todos menos los míos, los de Mediaset" declaró. A la pregunta de qué le da la televisión para querer seguir en el medio, Milá lo tiene claro. "El amor de la gente" dijo. La periodista le ha pedido 10.000 euros a Jordi por la entrevista que ha destinado, íntegramente a la ONG 'Open Arms'. "Es la única ONG que está salvando vidas en el Mediterráneo. Es un auténtico genocidio lo que ocurre" terminó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo