Olivia de Borbón: "Estoy centrada en lo que más quiero: Julián, mi hija y mi familia"

La aristócrata, embarazada de su segundo hijo, nos recibe en su casa de Marbella donde nos habla de la dulce etapa de tranquilidad que está viviendo junto a su marido, Julián Porras, al que califica del "amor de su vida".

Es cercana, tímida, aristócrata por los cuatro costados: su padre, Francisco de Borbón, duque de Sevilla y Grande de España contrajo matrimonio en primeras nupcias con la condesa alemana Beatrice Von Hardenberg. Una mezcla que puso a su hija en el ojo de la fama desde su nacimiento, lo que no le ha impedido hacer realidad sus sueños. El más importante, tener su propia familia junto al empresario Julián Porras, con el que tiene una hija, Flavia. La pareja está esperando su segundo hijo, que nacerá en verano y al que pondrán Fernando Enrique.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Olivia me recibe en su casa marbellí, una urbanización privada, muy cerca del palacio del Rey de Arabia Saudí, y de la de su padre, del que le correspondía el título por ser la primogénita, y al que renunció en favor de su hermano Francisco.

Olivia y Rosa, durante la entrevista, en Marbella.
Diego Puertas

Pronto tendrá a su segundo hijo. ¿Cómo lo lleva?

Cada embarazo es diferente, lo que ocurre es que como Flavia es tan pequeña tengo que estar pendiente de ella. Nos apetecía tenerlos seguidos, porque yo con mis hermanos me llevo poco tiempo: con mi hermana 16 meses, es mi mejor amiga.

¿Por qué decidieron vivir en Marbella en vez de en Madrid?

Fue un poco locura, no olvides que nos conocimos y nos casamos aquí y un día hablando con Julián sobre la posibilidad de vivir en Marbella, le contesté: y por qué no ahora. Soy de las que pienso que si tienes un sueño debes intentar hacerlo realidad lo antes posible.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sobre todo si eres joven.

Era un momento bueno para los dos pero también corríamos un riesgo porque tuvimos que dejarlo todo, nuestros trabajos, nuestros amigos, y la familia, que va y viene.

¿Qué tipo de vida hacen, ahora que apenas hay fiestas?

Hacemos mucha vida al aire libre, por la mañana vamos a pasear con los perros al paseo marítimo, todo depende de cómo duerma Flavia: si duerme mal, me quedo con ella. Y como ahora con las nuevas tecnologías puedes trabajar desde cualquier parte del mundo, a Madrid sólo voy cuando tengo que asistir a algún acto en concreto.

Recientemente participó en “Baby news” junto a Laura Matamoros.

Una mesa redonda en la que cada una contábamos nuestras experiencias como madres, algunas como psicólogas, matronas, había un amplio abanico de mujeres. Fue un acto muy gratificante.

Qué consejo le daría a una primeriza?

Es fundamental escuchar a los bebés, porque por muchos libros que leas, al final la experiencia es lo más importante. Y si tienen preguntas sobre salud, que se las hagan al pediatra, no hay que entrar en Internet porque te puedes volver loca.

¿No confía en las redes sociales?

No me llevo bien con la tecnología, aunque comprendo que es fundamental si quieres estar informada. A mí me cuesta exponerme porque siempre he sido muy reservada, tímida y compartir un momento bonito me parece bien, pero hacerlo a diario, es un riesgo y tampoco creo que tenga tanto sentido contar qué haces cada minuto del día.

Es lo que quiere ver la gente.

Yo prefiero dedicar ese tiempo a mi hija, a mi marido, a mis amigos, a mis perros. Y no tengo nada contra quienes lo hacen porque es una herramienta muy útil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
“Soy de las que piensan que si tienes un sueño debes intentar hacerlo realidad lo antes posible”.
Diego Puerta

¿Está preparada para cuando Flavia le pida la 'tablet'?

Ya coge el móvil y mueve el dedito, y coge las fotos y las mira con atención, pero a los niños hay que protegerles y advertirles de los peligros que tienen las redes. El problema es que hemos perdido humanidad, contacto con la gente, para prestar atención a alguien que no sabes quién es, que puede inventarse una vida que no es la suya, por eso hay que proteger a los niños.

¿Habla por propia experiencia?

Nunca me habían insultado tanto como lo han hecho a través de las redes. Y todo porque puse un tuit en el que decía que estaba cansada de que lloviese tanto.

¿Y eso desencadenó la tormenta?

Increíble las cosas que llegaron a decirme, gente del otro extremo del mundo, donde la sequía es muy grande me insultaban. Me pareció absurdo, era un comentario sin importancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Se llegó a sentir acosada?

Sí, no por esto, pero sí que hubo una persona que me estuvo acosando cuando yo vivía en Alemania, no sé cómo consiguió mi dirección para llegar hasta mí en varias ocasiones.

¿Lo denunció?

Sí, sí, pero da miedo. Claro que esto ya pasaba antes de que las redes se hicieran tan populares.

Ha dicho que la vida le ha regalado muchas cosas.

Tengo la sensación de que he vivido mil vidas. Me crié en Miami, después me fui a vivir y a estudiar a Nueva York Arte Dramático, y a Londres: es como si todo eso hubiera sido un aprendizaje para llegar donde estoy y poder centrarme en lo que más quiero, que es Julián, mi hija y mi familia. Yo diría que estoy viviendo un momento de tranquilidad.

¿Ha conseguido la calma?

Indudablemente. Yo, de joven, pensaba “me voy a vivir a Londres” y lo hacía porque he tenido la suerte de poder hacerlo, y ahora me ha llegado la estabilidad.

En la que tiene un papel fundamental Julián, su marido.

Sí, porque desde el primer día me escuchó. Recuerdo que estuvimos hablando largo rato y Julián me escuchaba con atención. Eso me cautivó.

¿Cómo es él?

Una persona muy detallista, que me apoya muchísimo en todo lo que hago, en ese sentido me di cuenta de que amaba por primera vez en mi vida. No es que no haya querido antes pero es una forma de expresar lo que significa para mí. En las parejas y en la nuestra, por supuesto, es muy importante la comunicación. Fíjate si hemos congeniado bien que hemos formado una familia.

Olivia vive en Marbella con su marido, Julian, y su hija, Flavia.
Diego Puerta

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hace unos meses su marido confesó que tenía problemas de visión.

Él intenta llevarlo lo mejor posible. Es un padrazo, un gran marido y tiene la esperanza de que como se está investigando tanto, salga algo nuevo que le ayude a recuperar vista. Hay adelantos, nada tangible, pero sí que hay mucha esperanza. A él le están viendo en la Fundación de la mácula, porque en España tenemos la suerte de que hay muy buenos centros.

¿Es hereditario?

No, no.

¿Qué le ha aportado Flavia?

Madurez. Tener esa responsabilidad tan grande me dio madurez. Al principio tuve los típicos miedos, que antes de que naciera Flavia no había tenido, pero desde que nació soy consciente de los peligros, porque es una niña muy activa, muy alegre, muy cariñosa. También me doy cuenta de que tengo que dejarle más libertad.

¿Es un sentimiento nuevo?

No, no, yo siempre he sido muy protectora, con mis hermanos, con mis amigos, pero un hijo es diferente. El instinto maternal no lo sentí en el embarazo sino cuando nos hemos ido conociendo.

¿Es consciente de lo mucho que atan los hijos?

Sí, y también de que hay mujeres que han tenido que dejarlo todo para criar a sus hijos porque están solas, que para mí son dignas de admiración. Otras, como yo, que han tenido una vida plena, y algunas que habiendo llegado muy alto se quejan de que han perdido calidad de vida.

¿Están en lo cierto?

-No es mi caso, aunque es verdad que cuando tienes un hijo ya no duermes tan tranquila, pero tampoco duermen quienes trabajan en las urgencias de un hospital. Hay otras muchas compensaciones. A mí, mi hija no me quita nada, al contrario, me da mucho.

¿La maternidad es una opción más?

Sin duda, pero no porque te dé o quite calidad de vida, es simplemente otra fase de la vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué le transmitió su padre que le gustaría enseñar a sus hijos?

La responsabilidad, el respeto a los demás, que para conseguir algo tienes que trabajar mucho, y la cultura.

Reconoce que con su marido se dio cuenta de que amaba por primera vez.
Diego Puerta

¿Y su madre?

Flavia se parece mucho a mi madre, es muy hippy, tiene mucha energía, mucha alegría, siempre está inventando cosas, quizá por eso tienen un vínculo tan fuerte. Lo que más le gusta del mundo es ver cuentos, leer no porque es muy pequeña, sólo tiene un año.

¿Usted a quién se parece de los dos?

Tengo mucho de mi abuela materna, una mujer muy dulce. Y también de mi madre, que me enseñó a respetar cualquier idea y a amar la libertad.

Cuando veía a su madre rodeada de ranas, ¿qué pensaba?

Que era lo normal. Cuando mi madre se disfrazaba todos nos disfrazábamos, y a mi hermana y a mí nos encantaba ponernos sus cosas. Yo, esa época la recuerdo como algo mágico, mi madre era y es muy divertida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué influencia ha tenido el apellido Borbón en su vida?

Mucha, me ha exigido mucha responsabilidad. Nadie debería pensar que eres mejor por llevar un determinado apellido, porque no lo eres. También he sido muy prejuzgada, sin que me conocieran.

¿En qué sentido?

Yo, que soy una persona muy tímida, con ese apellido mucha gente piensa que soy antipática, y no lo soy, simplemente me cuesta abrirme.

¿Qué opina del episodio de la reina Letizia con la reina Sofía?

Que fue inadecuado, pero también que se ha magnificado, espero que todo esto pase pronto.

¿Y de los movimientos como el 8M?

Es un problema educacional, porque España sigue teniendo una educación muy enfocada hacia el hombre. No es sólo un problema de la mujer, es un problema de poder.

¿La diferencia con Alemania es muy grande?

Son muy diferentes a nosotros, más serios, Alemania es un país donde hace mucho frío, donde la gente es más cerrada, viven muy hacia dentro. Pero no olvidemos que gobierna una mujer, Angela Merkel.

Simpatizó con el 15M, ¿qué le atrajo de ese movimiento?

Me gustaba que los jóvenes lucharan pacíficamente por sus derechos, por un trabajo digno, por una vivienda, lo que ya no me gustó tanto es que se apoderasen los políticos de ese movimiento.

¿Y eso es malo?

No, lo malo es que después de la crisis los jóvenes sigan sin encontrar trabajo, y que los políticos no se sienten a buscar soluciones.

“El episodio de la reina Letizia con la reina Sofía fue inadecuado, pero también se ha magnificado”.
Diego Puerta
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Ve difícil que una mujer llegue a Moncloa?

No, veo más difícil que gobierne una gran coalición como en Alemania.

¿Qué tendría que pasar para que se echara a la calle?

Que no se respeten los derechos de la gente, pero más pensando en mi hija que en mí. No me resignaría a que mi hija tuviera menos derechos por ser mujer, no.

Me sorprende esa vena social y política.

¿Por qué? De siempre me ha gustado la política, lo que no me gusta es todo lo que hay detrás.

¿Quién es Olivia de Borbón?

Nació En Londres el 6 de abril de 1974.

Es hija de Francisco de Borbón, duque de Sevilla y de la condesa alemana Beatrice Von Hardenberg. Tiene dos hermanos, Cristina Elena y Francisco de Paula. Su madre fue la fundadora de la revista Vogue España.

Estudios Cursó Arte Dramático en Nueva York.

Trayectoria Además de encargarse de algunas empresas familiares, su gran pasión es el cine y la moda. Fue una de las participantes del reality 'La granja de los famosos'. Es imagen de la firma de joyas Aristocrazy.

Familia Desde que se casó con el empresario Julián Porras, en 2014, la pareja vive en Marbella, junto a su hija Flavia, de un año. Para el verano esperan su segundo hijo, al que pondrán de nombre Fernando Enrique.

Mi FOTO favorita

“Esta foto me enternece porque estoy con mi primer perro. Se llamaba Bani, y le gustaba dormir conmigo”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo