Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

¿Por qué Belén Esteban no se quiere casar con Miguel?

La 'princesa del pueblo' montó una súper fiesta para celebrar y agradecer a todos sus amigos su apoyo durant estos años de lucha contra Toño Sanchís, y allí fue donde respondió a la eterna pregunta: ¿habrá boda en breve?

Gtres

Radiante. Sonriente. Feliz. Todos esos adjetivos se podían utilizar para describir a Belén Esteban la tarde del pasado miércoles, y es que tenía buena razón para ello: tras su triunfo contra su ex representante Toño Sanchís, Belén quiso montar una fiesta para celebrar y agradecer a todos aquellos que estuvieron a su lado, la creyeron y apoyaron desde el principio, y así lo hizo en una conocida discoteca de la capital...

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Belén llegó acompañada de su chico, Miguel, y aunque se hizo algo de esperar, no tuvo problema en responder a las preguntas de la prensa: "Vienen mis amigos, la gente que ha estado conmigo. Estoy muy contenta", señaló, aunque dejó claro que no era una fiesta contra Toño Sanchís: "Esto es una fiesta que he hecho con la gente que yo quería, porque para mí han sido unos años duros y yo quería celebrarlo con la gente que ha estado conmigo, mis amigos, mis compañeros, toda la gente que quiero".

Gtres

Precisamente, una de esas personas es su chico, Miguel Marcos: "Él siempre conmigo a mi lado, siempre en un segundo plano, nunca ha querido estar en primera plana (…) Nosotros estamos bien, él tiene su trabajo, yo tengo el mío. Vivimos juntos desde hace ya casi cinco años".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por otro lado, y a pesar de esos 5 años viviendo juntos y de que dijo que cuando todo acabara empezaría a pensar en la boda con Miguel, de momento no la tiene en mente, aunque no la descarta: "No. Estamos muy bien y pasarán cosas... o no, porque sabes que cuando te vas a vivir con tu pareja, te haces muy cómoda".

Gtres

También echó de menos a su familia, que no pudo acudir a la fiesta: "Echo de menos a mis hermanos que son muy tímidos, a mi madre... pero ellos están cerca de corazón", apuntó con cariño, igual que al hablar de su ex jefa Ana Rosa Quintana, a la que invitó pero decidió no ir: "Hablé con ella. Cómo me voy a enfadar con ella. Sé que ella se alegra por todo lo bueno que me pase. Estuvimos mucho tiempo juntas, pero la gente también tiene sus obligaciones", explicó.

Gtres
Publicidad - Sigue leyendo debajo