Andrés Iniesta recuerda la etapa en la que tocó fondo: ''Entré en un pozo sin salida''

El querido jugador de fútbol manchego relata el peor momento de su vida y confiesa que tuvo que ponerse en manos de especialistas para superar un duro bache emocional.

image
Cuatro

Andrés Iniesta se ha abierto en canal a su paso por el ‘Chester’. A pocas semanas de que dé comienzo el Mundial de Rusia 2018, el idolatrado futbolista se sentó para charlar junto a Risto Mejide y contarle algunos de los recuerdos que atesora del Mundial de Sudáfrica 2010, aquel que La Roja ganó gracias al buen hacer del astro del balón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pese al triunfo en su día del manchego en el plano deportivo, convirtiéndose en un todo un héroe a nivel nacional, él mismo recuerda que lo pasó muy mal en los meses anteriores al Mundial. "Fue un período en el que pasaron las mejores cosas de mi vida y al mismo tiempo un período que ha sido uno de los peores a nivel personal", afirmó.

Cuatro

En ese momento, el presentador recondujo la entrevista hacia un año atrás, cuando el deportista acabó de romperse durante la final de la Champions que jugó en las filas del FC Barcelona. "Fue un poco todo. El cúmulo de cosas, luché mucho para jugar esa final, dije que la iba a jugar como fuera, porque personalmente tenía un mal sabor de boca con la última final que jugamos en París porque no había jugado de titular. Me dejé la vida para jugar esa final, jugué lesionado, y el peaje que pagué fue muy duro", recordó.

Cuatro

"Se juntó que yo no salía, la muerte de Dani Jarque… Fue un cúmulo de cosas que yo entré en un pozo sin salida. Realmente viví situaciones muy malas. Me sentía vacío por dentro. Entiendo que es difícil de entenderlo cuando tienes supuestamente todo. Pero casi todo era material y me sentí muy mal y tuve un período muy difícil. Pero gracias a la gente que te rodea, a especialistas, todo salió bien y es una etapa en la que salí muy reforzado", explicó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tan humilde como siempre, quiso matizar que no pretendía ser ejemplo de nada y que estaba convencido de que existen cosas peores, pero que eso no quitó para sentirse realmente mal anímicamente.

Cuatro

"Yo tuve la suerte de no perder nunca las ganas de entrenar, aunque me tuviera que ir a mitad de entrenamiento. Nunca me dio vergüenza que mis compañeros me viesen mal. Fue un granito de arena cada día el que fui poniendo para ir saliendo de ahí. Si no hubiera tenido lo que tengo a mi alrededor, hubiera sido prácticamente imposible superarlo. De hecho, el otro día fue mi despedida del Barça y tres personas muy importantes en mi vida estuvieron ahí porque les debo muchísimo", continuó diciendo, haciendo alusión a la psicóloga y los dos psiquiatras que le atendieron.

"Recuerdo que estaba en casa de mis padres con mi mujer, que entonces era mi novia, y les dije 'necesito a alguien, no puedo más'. Fuimos a la ciudad deportiva, hablamos con el doctor y ahí empezó el camino. Dije 'o hacemos algo o no sé dónde vamos a ir a parar'", declaró visiblemente emocionado.

Cuatro

Por suerte, Iniesta consiguió salir del pozo sin fondo en el que se encontraba y recuperó la felicidad gracias a los suyos: "Es una película con un final muy bonito, pero entiendo que también eso es la vida. Lo que nos enseña la vida es que cuando te caes y salen las cosas mal, ahí se ven las grandes personas. Y esa es un poco mi filosofía y entiendo que la del ser humano es la de volver a levantarse y pelear".

Además, el jugador del Barcelona habló de su comentado mal rollo con Cristiano Ronaldo. "No tengo relación con él, nada más que las veces que coincidimos en el campo. No tengo su teléfono", explicó, señalando que el origen de su tirantez viene de un partido disputado en 2009 en el que el portugués le dijo que se había tirado al suelo durante una acción con Lass Diarra. Ante, esto, Iniesta lo mandó callar y le dio varios toques en el pecho.

Cuatro
Publicidad - Sigue leyendo debajo