Los colaboradores de 'Sálvame' contra Terelu

El programa de Telecinco ha abierto un debate sobre la actitud de Terelu fuera de cámaras y con sus compañeros, y ninguno se ha callado.

Parece que 'Sálvame' se ha puesto hoy contra Terelu Campos, desde que ayer algunos colaboradores confesaran que el pasado de la presentadora no fue tan amable como parecía, profesionalmente hablando. Kiko Hernández sacaba a la luz que cuando Terelu era presentadora en Telemadrid su carácter generó que muchos de sus compañeros le tuvieran 'manía'. Asegura que una persona que está "muy relacionada con 'Sálvame" y que trabajaba con Terelu en aquella época le cuenta que la colaboradora le escupió un chicle: "Un día esta persona rompe su relación con Terelu, y Terelu le escupe un chicle". Pero no es el único testimonio que está saliendo a la luz en contra de Terelu.

También hay rumores de que Gema López, con quien ahora también trabaja en 'Sálvame' pero que ya fue su compañera en trabajos anteriores, le tenía que llevar Coca-colas corriendo en cuanto Terelu se lo exigía.

Gema López, que trabajó con ella en Telemadrid, ha dejado claro que aquella anécdota es totalmente falsa, y que, además, jamás ha dicho que Terelu sea ni mala profesional ni mala persona, pero "Terelu tiene unas formas que a la gente del otro lado de la pantalla alomejor le sorprendería", y añade; "Hay otra Terelu que no es tan correcta detrás de la cámara".

Además, Mila Ximénez asegura que durante una publicidad Lydia Lozano le reconoció que trabajar con Terelu era un auténtico horror. Pero la colaboradora no ha tardado en desmentirlo, asegurando que estaban hablando de otros trabajadores, y que no se refería ella; "Yo trabajando con ella no tuve ningún pollo".

Pero las declaraciones de Terelu que abrieron un debate sobre su actitud y sus manías en el trabajo no han sido las únicas, otros 'pesos pesados' de la comunicación también se han llevado 'palos' de los colaboradores, aunque a estos quizá no les importe tanto como a Terelu, ya que vienen de sus propios compañeros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo