Antonio Banderas se va a comer con la niña de sus ojos

Padre e hija no se pueden ver todo lo que quisieran por los compromisos profesionales del actor. Por eso, en cuando su agenda se lo permite, la primera persona a la que visita es a la mujer de su vida: Stella Banderas, que es el vivo retrato de papá Banderas pero en rubio y con ojos azules.

image
Gtres

Antonio Banderas suspira por esta belleza rubia de ojos azules que le hace perder 'el sentío'. Sin ninguna duda ella es la dueña de su corazón y la mujer más importante de su vida, con permiso de Nicole Kimpel, actual pareja del actor (57 años). La chavala en cuestión no es otra que su hija Stella, nacida de su matrimonio con la también actriz Melani Griffith. La relación entre padre e hija ha sido siempre muy especial. Sin embargo no se pueden ver todo lo que quisieran por la apretada agenda del actor. Por eso en cuanto que puede, saca un hueco para estar con 'su niña'.

Gtres

Desde Semana Santa que la pasaron juntos en Málaga, padre e hija apenas se han visto en alguna ocasión. Por eso, una vez terminada la Miami Fashion Week, el actor ha aprovechado para hacer un parón y tomarse un tiempo con Stella.

Gtres

Padre e hija salieron a un restaurante de Beverly Hills, donde comieron tranquilamente. Después de su ágape, el actor se fotografió con uno de los responsables del local que quiso inmortalizar el momento, porque no todos los días come allí una estrella de Hollywood.

Gtres

A Stella (21 años) le hemos visto crecer y convertirse en una atractiva mujer que, por ahora, no parece interesarle el mundo del cine. Prefiere pasar desapercibida, en la medida de lo posible teniendo en cuenta quienes son sus padres, y dedicarse a sus estudios de Arte en Los Ángeles, donde vive con su madre desde que sus padres se divorciaron.

Antes de la cita con su hija, Banderas estuvo en Miami donde participó en la Semana de la Moda. Por segundo año consecutivo, se encargó de inaugurar la famosa pasarela y contó con una modelo de lujo para su colección: Nieves Álvarez.

También ofreció una gala benéfica que contó con el apoyo de la firma del diseñador Roberto Cavalli. Tras estos días intensos, se escapó con Nicole Kimpel a la Costa Azul para recargar pilar y poner rumbo a Los Ángeles donde le esperaba la niña de sus ojos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo