"Ojalá la vida le siga yendo de cine", por Ángel Antonio Herrera

El periodista dedica su columna al actor Mario Casas por su 32 cumpleaños.

No vamos a darle, aún, el título de Marlon Brando de La Coruña, pero tiene el imán de los salvajes, la ternura de los duros del barrio. No es que esté de moda, sino que ya no hay quien lo pare. Y en la carrera, que es carrerón, nuestro joven cumple 32 años el 12 de junio. A Mario Casas le distingues, ya de lejos, porque le precede una parroquia de sucesivas chavalas embelesadas, que salen de aquí y de allá, por comprobar que, en efecto, existe. Esto yo lo he visto. Mario nos interesa porque prorroga y asienta el auge del macho, que parecía especie en extinción, desde que Beckham decretó la mecha Marilyn y se nos puso todo perdido de metrosexuales, no sólo en el fútbol.

Teníamos a Hugo Silva, y a Miguel Ángel Silvestre, y llegó Mario a hacerse el amo. Da pudor sacar aquí su calendario de novias, pero salen, citando deprisa, María Valverde, Berta Vázquez y Blanca Suárez, que es con quien parece que ahora va en amores.

Yo un día, en la tele, le pregunté cómo se las arreglaba para ligarse siempre a la más maravillosa, y no me dijo nada mientras ponía medio gesto de travieso. O sea, que así lo dijo todo. Mario va aguantando su éxito con sonrisa de pícaro de gimnasio y simpatías de ir a los estrenos propios como a una boda, donde resulta el novio de foto de todas. Nos dejó advertido Ovidio que "la belleza es un bien frágil", y sospecho que nuestro guapo lo sabe, aunque quizá no haya leído al clásico.

Ha superado la fama de ser flor macho de un día, y está para quedarse. Viene de 'Los hombres de Paco', y acaba de presentar la peli 'Bajo la piel del lobo'. Enseguida se lo ha montado de prota, y lo merece. Cambia a veces de novia en un pispás, y encima le da tiempo a hacer películas incluso buenas. Se ha librado de ser el apolo de trimestre que no pasa del pluriempleo en calzoncillos para campañas del ramo.

La rosa: Mario es a menudo noticia porque estrena novia, pero más bien es noticia porque cambia de novia. Casi viene a ser un soltero entre dos amores.

El látigo: Tiene el físico apabullante de los actores clásicos, y lo mismo engorda diez kilos para una película que pierde diez para la siguiente.

D.M.

Ángel Antonio Herrera, periodista y escritor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo