Alaska pudo haberse convertido en Consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid

La cantante ha confesado que Cristina Cifuentes quiso contar con ella para formar parte del gobierno madrileño.

image
Gtres

Ahora que Màxim Huerta se ha convertido en ministro de Cultura y Deporte, salen a la luz otros nombres de celebridades que podrían haber formado parte de la política española. El nombre más sorprendente es, quizá, el de Alaska. Ayer presentaba, junto a Mario Vaquerizo, la nueva temporada de su 'reality', y como no podía ser de otra forma, se pronunciaron acerca del nombramiento de Màxim, que es un gran amigo suyo. Aseguran estar orgullosos ya que le consideran una "buena persona", aunque sacan su lado más racional abogando por esperar a sus acciones para juzgar. Pero además de hablar de su amigo, la pareja confesó que Alaska estuvo en los planes de Cristina Cifuentes para ocupar un puesto de responsabilidad en el gobierno de la Comunidad de Madrid.

Era Mario Vaquerizo quien contaba esta 'buena nueva'; "Yo a Màxim ahora lo admiro más. Porque a mi me llaman para ser ministra de Cultura y a mí me entra un come-come… No sabes tú la responsabilidad que implica todo eso. Yo admiro a la gente que está segura de sí misma y que quiere llegar a ser Ministra de Cultura. Fíjate que a Olvi se lo ofrecieron ¡y dijo que no!

Gtres

Alaska quiso aclararlo; "No era nacional, sino de la Comunidad de Madrid", contaba, "Yo dije no porque no me siento capacitada mental ni emocionalmente, no sé si intelectualmente para ese puesto". Además, la diva de la movida madrileña tiene claro que "todo esto requiere estar oyendo cosas mientras tú tienes que quedarte parada…", y no siente que tenga la vocación necesaria; "Yo además no tengo vocación de servicio publico al ciudadano, tengo vocación de servicio público a mí y al mundo que me rodea".

Alaska podría haber sustituido a Jaime Miguel de los Santos González, el actual Consejero de Cultura, Turismo y Deportes de la Comunidad. Pero ha confesado sentirse poco preparada para pensar en un criterio general dejando al lado sus gustos personales; "Si a mí me gusta un salón rosa, no puedo imponer a la gente un salón rosa. Estar en política es más complicado de lo que parece porque el que gobierna gobierna para todos, pero ¿según su criterio o según el de los demás? Yo, eso no lo quiero".

Publicidad - Sigue leyendo debajo