Nerea Garmendia: “Nunca se me ha pasado por la cabeza tirar la toalla”

Positiva, exigente consigo misma y luchadora nata. Esta chicarrona del Norte, que está arrasando dando vida a Gotzone en la serie “Allí abajo”, reúne todas las cualidades para estar en lo más alto. No es para menos, ya se sabe que mientras que el conocimiento y la experiencia suman, la actitud multiplica, y la suya pisa fuerte.

Nerea Garmendia
Fernando Roi

El Gran Hotel Inglés fue testigo de la felicidad que irradia la donostiarra. Y no es para menos. Está arrasando con la serie “Allí abajo”. Nerea nos confiesa, entre risas, lo enamorada que está de Gotzone, su personaje, y por supuesto de su chico, Jesús Olmedo.

“Allí abajo” fue la ficción más vista el pasado mes de abril, ¿cómo lo has digerido?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Estamos encantadísimos porque llevar cuatro temporadas y poder seguir contando con dos millones de audiencia de media es una locura. Ver un público tan fiel es un lujo.

¿Qué ha supuesto para ti tu personaje, Gotzone?

La amo. Hay muchas Gotzones en el mundo. Personas con una coraza que tienen miedo a mostrar su corazón porque son muy vulnerables o lo han pasado mal en la vida. El año pasado vimos a una Gotzone más dura y éste, a una que siente y se enamora.

¿Con cuál te identificas más?

Gotzone es muy competitiva consigo misma y exige mucho, también a los demás, y yo soy un poco así. Me exijo mucho a mí misma. Trabajo demasiado y, a veces, tengo que dejarlo un poquito a un lado para dedicarme un poco a mi gente, mi vida y relajarme.

¿Te exiges demasiado a ti misma?

Al final es como intentar superarse a uno mismo. Esta profesión es complicada y tienes que pensar en el plan A, en el B y en el Z. Te enseña a sobrevivir y a intentar mejorar tu propia versión.

¿Tenías algún plan B en tu vida?

Mis padres tenían una empresa de mecanización de grúas. Con ellos he visto lo que es empezar de cero y trabajar duro, y mi plan B era meterme en el negocio, pero ahora no me lo planteo porque no era lo mío. Ahora es “By Nerea”, mi firma de ropa. Transmito mi forma de ver la vida a través de unos mensajes. En la ficción digo lo que me escriben y en “By Nerea” escribo lo que quiero decir.

¿Cuál crees que es tu mayor defecto y tu mayor virtud?

Soy muy cabezota. Es un defecto y una virtud. Pero si no lo fuese tanto me habría conformado con cualquier otra cosa y para esta profesión es muy importante ser cabezota porque los momentos buenos, son muy buenos, pero cuando estás abajo, si no te das cuenta de que hay que luchar, pues igual te vienes abajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Has pensado alguna vez en tirar la toalla?

Nunca. Afortunadamente no he estado en ninguna situación como para hacerlo. Me he pasado muchos años haciendo teatro, y a veces es complicado vivir solamente de ello, pero nunca se me ha pasado por la cabeza. No, porque todavía hay mucho por lo que luchar, que soy muy cabezota (risas).

Gotzone domina la cocina. ¿Nerea cómo la lleva?

Gotzone es más gourmet y yo soy más de cocina casera. A ella siempre le sale todo perfecto y yo siempre tengo alguna tara. Todos los lunes hago “Gotzone me pone” y siempre se me olvida algo, o poner la sal, o se me quema algo...

Tú tienes tu “Allí abajo” en casa. Tú de Donosti y tu chico, Jesús Olmedo, de Sevilla...

¡La vasca y el sevillano! Aunque la sevillana parezco yo y el vasco, él. Él es más tranquilo, más relajado, y yo soy más guindilla.

¿Te gustaría trabajar con él?

Trabajamos juntos en “90-60-90”. Ahí llevábamos seis meses juntos y nadie sabía que teníamos una relación. A mí sí me gustaría volver a trabajar con él.

Tu línea de ropa es conocida por las frases que plasmas. ¿Cómo te inspiras?

¡Me faltan colecciones para sacar todas las frases que tengo! El otro día me estaba haciendo una foto con mi sobrino, el mismo que me dijo “tita, te quiero hasta que la vida se rompa y si se rompe, la pegamos”, en Callao, y de repente se me ocurrió otra: “Que nos quiten lo Callao”.

¿Te queda algún sueño por cumplir, Nerea?

Ninguno. Cuando tengo un sueño, voy a cumplirlo, y si no se cumple, ya sé que no se va a cumplir y entonces no lo voy a desear.

Cuéntame cuál es tu secreto para llevar tanto tiempo con Jesús y seguir como el primer día.

Muy fácil: comunicación absoluta. Ni él ni yo filtramos nada, nunca. Sea bueno o malo, lo decimos. Buscamos la solución y si no la tiene, hacemos que no nos duela. No hay que guardarse los problemas.

Jesús y tú cumpliréis diez años juntos este año. ¿Cómo lo vais a celebrar?

Ya lo hacemos todo el rato. Lo celebramos todos los días. Nos vamos dejando post-it’s con mensajes como “que tengas buen día”...

¿Seguís siendo igual de románticos que el primer día?

Sí, sí. Bueno es que, si se acaba eso, se acaba todo. Es fundamental.

¿Quién es más romántico?

Somos los dos igual. Eso es lo bueno, que somos muy iguales y a la vez no tenemos nada que ver.

¿Te gustaría vestirte de blanco?

Ya nos casamos. Le hice una boda sorpresa. Estábamos tomando un helado y, con la servilleta, le hice un anillo y le dije: “¿Te quieres casar conmigo?” Y nos fuimos a la playa y nos casamos. A los dos años le preparé una boda sorpresa con amigos íntimos, y para nosotros ya estamos casados.

Fue una boda simbólica.

Eso es. Pero para nosotros estamos casados. Al final una boda es la celebración del amor. ¡Pues ya lo hemos celebrado!

En 2017 congelaste tus óvulos. ¿Tienes ganas de ser mamá pronto?

Sí, tengo los óvulos congelados, y si llega el momento llegará y si no llega, estamos tan felices que no lo necesitamos. Estamos Jesús, Coco (su perro) y yo tan a gusto.

Texto: Lorena Bravo. Fotos: Fernando Roi. Ayud. de foto: Ainoa Moreno. Estilista: Isabel Dorado. Maquillaje y peluquería: Tatí Garú. Agradecimientos: Gran Hotel Inglés, Calle Echegaray, 8. Madrid. Télf.: 913 60 00 01.


Publicidad - Sigue leyendo debajo