Diego Matamoros, sobre su boda: ''Mi padre debería estar ahí''

El mediático hijo de Kiko Matamoros, Diego Matamoros, acudió a un desfile de Custo Barcelona a pocos días de que pase por el altar junto a su prometida, Estela Grande.

image
Gtres

En el último momento, Diego Matamoros dio la sorpresa con su presencia en el desfile de Custo Barcelona. El mediático hijo de Kiko Matamoros llegó acompañado de su inseparable novia, Estela Grande. La pareja pasará por el altar en unos días y acudieron al que seguramente será su último acto público antes de casarse. Antes de comenzar el siempre colorido, vanguardista y que no deja a nadie indiferente desfile, desde el ‘front row’ de la MBFWM el hijo de Matamoros atendió amablemente a la prensa. El joven, muy seguidor de la marca catalana, apuntó estar nervioso ante la llegada de la boda, pero con muchas ganas.

Gtres

“Acabo de aterrizar de la despedida de soltero en Ibiza, necesitaba unos días de desconexión... Mucha fiesta y mucho disfrute. Dormí poco. Tengo ganas de que llegue el viernes, quedan tan solo cuatro días. Queda por perfilar un par de cositas”, apuntó antes de señalar que la novia está “un poco flan” ante el inminente enlace.

Diego Matamoros ha escogido a su hermana como madrina de boda, algo que quiso dejar claro no influye en la estupenda relación que mantiene con su madre, Marian Flores. “Era el mejor broche a la reconciliación con Laura. Es la hermana que más quiero, y con la que mejor me siento y más afín soy. La que mejor me podía acompañar era ella… Mi madre está encantada de que sea Laura. Por eso no hay ningún problema. Ella estará igualmente en la boda y disfrutando de todo”.

Gtres

Sobre si irá finalmente su padre al día más importante de su vida, aseguró que todavía no lo sabe: “Yo tampoco lo sé, la respuesta que tengo es que no. Le di la oportunidad de que se lo pensase hasta el día 13. Si apareciera sería una sorpresa. Es mi padre y debería estar ahí, pero la decisión es suya”.

Respecto a si piensa que si no va, marcará un antes y un después en su relación, confesó: “Sería seguir en la misma línea que hasta ahora, y si viene, sería mejorar. Eso solo lo sabe él si va a querer venir”. Diego se irá de luna de miel a la Polinesia, pero no hasta dentro de un mes por lo menos ya que tiene otras bodas de amigos muy íntimos a las que no quiere faltar. Además, habló feliz de su sobrino Matías, hijo de su hermana Laura: “Está mucho más grande. Laura dice que se parece a mí”.

Por último, negó que le haya surgido de nuevo el instinto paternal: “Yo, de momento, hijos no quiero. Ahora toca la boda, y a disfrutar, a viajar... Es una responsabilidad muy grande. De momento, quiero disfrutar junto a mi chica de otras cosas”. Momentos antes de comenzar el desfile apareció su hermana Laura con un amigo, colocándose junto al joven. A pesar de haber apenas unos centímetros entre Laura y la novia de Diego, no se saludaron, demostrando que la relación entre ambas está algo fría a escasos días de la esperada boda.

Gtres
Publicidad - Sigue leyendo debajo