"Ojalá los años no le apaguen el espíritu de travesura", por Ángel Antonio Herrera

Con motivo del 20 cumpleaños de Froilán, el periodista le dedica su columna en la que repasa su corta pero intensa vida

Froilán es y no es Froilán. Quiero decir que el chico ya pegó el estirón, al cumplir 18, y de paso nos dio el susto de conocerle serio de pronto, como hablando con la barba ya puesta. De modo que iba quedando lejos el profesional de la travesura que fue, de crío alegre. Ahora, cumple 20 años, el 17 de julio. Tenemos, ya, a un zagalón, con lo que le vamos a ir pillando por ahí metido en guateque o botellón de agua mineral.Está a un rato de echarse novia, o de dejarla. Quiero decir que sale de marcha, como procede y hasta conviene en la peña de su edad, seas o no el primer nieto de Juan Carlos I. Froilán viene de colegios extranjeros, donde tuvo algún rato medio averiado, y ha cubierto dos años de estudios de éxito en la academia militar de Florida.

Gtres

Se intuye que va viendo su camino. Por ahí ya le afean a veces que vaya con malas compañías, porque se acompaña a ratos de algún colega versado en la noche madrileña, pero yo creo que va con buenas compañías, porque ha escogido gente que conoce el paño fino del asueto, zona VIP, y se conduce entre amigos.

Lo que vemos, con este Froilán que ya ha pegado definitivamente el estirón, es que sabe mucho de toreros, el tío, y que tendremos enseguida quinielas sobre si toma la Coca-Cola con hielo o sin hielo, sobre si tiene novieta o no tiene novieta, sobre si regresa tarde a casa o no regresa tarde a casa. Me consta que a los padres, tan ilustres, les preocupa un Froilán con la prensa a cuestas, en España, porque prefieren para él una vida sin focos, pero va a ser difícil.

Gtres

Nos habíamos hecho al convencimiento de que el revoltoso era un crío para toda la vida y resulta que va a cumplir 20 años de cabal, y habla con barba. Aunque la barba no acaba de salirle del todo. Por ahí aún se parece un poco al adorable crío gamberro que ajetreaba en las bodas de alto boato internacional.

La rosa

Agencias

Tuvo, hasta hace no mucho, una amistad especial con Mar Torres-Fontes, y aquello duró lo que duró. La chica no soportó el interés de los medios sobre la pareja.

El látigo

Agencias

Froilán ha sido eso que las abuelas llaman “un revoltoso”. Ajetreaba entre los primos y entendía los besamanos de palacio como un rato de recreo.

Agencias

Ángel Antonio Herrera, periodista y escritor

Publicidad - Sigue leyendo debajo