Paz Padilla, a todo gas en sus vacaciones

Durante su descanso en Formentera, la presentadora de 'Sálvame' ha sorprendido a sus seguidores con sus despistes mientras conducía una moto en la que lleva de 'paquete' a su hija, Anna Ferrer.

Paz Padilla vacaciones Formentera: Paz montando en moto con su hija
Instagram

Paz Padilla tiene un salero que no se puede aguantar, como diría Rosario, y cuando está de vacaciones es capaz de sacar aún más gracia que la que tiene delante de las cámaras. La presentadora de 'Sálvame' ha pasado unos días junto a su hija, Ana Ferrer, en Formentera. Allí, madre e hija han exprimido al máximo cada momento juntas. Cómo no hacerlo, si Paz es la alegría de la fiesta. En las Baleares, la humorista y su hija han aprovechado cada rayo de sol en un ambiente muy distinto al sureño de Zahara de los Atunes, la tan querida ciudad en la que Paz se casó con Juan Vidal. Pero, puestas a cambiar de aires, las dos decidieron hacer algo diferente y es que madre e hija tienen el mismo espíritu aventurero. Casco en mano, se subieron a una moto a recorrer la isla, ¡pero Paz no sabía conducir!

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Anna quiso dejar para el recuerdo semejante momento, por lo que decidió grabar un vídeo desde el Instagram de Paz. "Os voy a contar que mi madre tiene el don de llevarse todo lo que pueda con la moto", iniciaba Anna riéndose, aunque no sabemos si se trata más de una risa nerviosa por el miedo que estaba pasando.

View this post on Instagram

Una mostrua!!! De las motos @annafpadilla

A post shared by Paz Padilla (@paz_padilla) on

"Sí, todos los boquetes. Mira dónde llevo el GPS", bromeaba Paz a la vez que se abría el escote y dejaba ver, en su canalillo, el teléfono móvil. Anna añadía: "Por ejemplo, ahí hay una rama: pues ella en lugar de esquivarla, se la come. Y lo mismo con todo lo que encuentra por ahí".

"Todo, todo. Como vea un boquete, me meto", decía Paz. ¡Vaya momentazo han dejado en su Instagram!

Lo que también han dejado para el recuerdo es la fantástica complicidad que hay entre ellas. Madre no hay más que una y Paz... ¡es única!

Publicidad - Sigue leyendo debajo