Anabel Pantoja, sobre las visitas a su tía en la cárcel: ''Sentía impotencia de no poder sacarla''

La sobrina de Isabel Pantoja ha rememorado en 'Sálvame' cómo eran los encuentros carcelarios con la cantante. Además de desmentir que tuviera trato de favor, Anabel Pantoja ha señalado que lo pasó súper mal y que supuso un mal trago para todos.

Anabel Pantoja cuenta en 'Sálvame' cómo eran las visitas a su tía Isabel durante su estancia en la cárcel.
Telecinco

A raíz del debate en ‘Sálvame’ sobre la situación de Urdangarin en la cárcel de Brieva y el posible trato de favor que estaría recibiendo con respecto a sus vis a vis, Anabel Pantoja quiso hablar sobre su experiencia en primera persona. Y es que la colaboradora sabe muy bien lo que es ir a visitar a un familiar a la cárcel, ya que fue una de las personas autorizadas a ir a ver a su tía Isabel durante su estancia en Alcalá de Guadaíra. Aunque sin entrar a dar muchos detalles, la joven ha reconocido que los encuentros con la cantante tenían lugar en una habitación cuyo único mobiliario eran unas sillas y una mesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los encuentros eran de máximo cuatro personas y el funcionario se quedaba fuera de la sala a la espera de que terminara el tiempo fijado, el cual dependía del número de personas que hubieran ido a visitarla, yendo de la hora a las tres horas. Aunque no podían entrar con nada, sí que podían pedir permiso para llevar comida. “Yo no llevé nunca nada. Ellos son los que te dicen a la hora en punto en la que tienes que estar. Es más, pese a que tienen tus datos, tienes que estar unos 5 o 10 minutos antes para poder registrarte”, señaló la miembro del clan Pantoja.

Telecinco

Con este tema yo lo pasé súper mal. Fue un mal trago el que pasamos todos”, continuó diciendo. Aunque no estaba segura de si estaba en lo cierto, ella recordaba que tenían que dejar todas sus pertenencias fuera de la sala. Además, ha querido desmentir los constantes rumores de trato de favor hacia su tía en prisión: “Teníamos familias al lado y estábamos todos en la misma sala de espera”.

Sobre el mal cuerpo que se le quedaba cuando le tocaba dejar allí a su tía, reconoció que es una sensación “que no se la deseo a nadie”. “Independientemente de lo que hubiera pasado, yo sentía impotencia de no poder sacarla”, explicó. Según su testimonio, durante el vis a vis tienes la sensación de que el tiempo pasa muy rápido: “El ratito que estábamos con ella se nos pasaba volando”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Telecinco

La sevillana reconoce que Isabel Pantoja siempre intentaba ocultar su estado anímico para no preocuparles más de lo necesario. Llegado este punto, la joven no quiso seguir hablando sobre el tema, sin querer desvelar cuál fue el momento más duro vivido durante sus encuentros carcelarios con la cantante. “Os lo he contado así para que os pongáis en la piel de los familiares, pero tenéis que entender que esto es algo de ella”, sentenció. ¿Qué tal sentarán estas confesiones a la tonadillera?

Publicidad - Sigue leyendo debajo