Nuria Gago: "Cobraba a mis padres por hacerles shows"

Tenía claro desde niña que quería ser actriz, pero la literatura también le ha dado grandes alegrías. Con su segundo libro, “Quiéreme siempre”, logró el Premio Azorín. “Cuando me lo dijeron casi me desmayo”, recuerda.

Es una mujer pausada, súper alegre, disciplinada y profundamente comprometida con las cosas en las que cree. De ahí que su segunda novela, “Quiéreme siempre”, se haya alzado con el Premio Azorín. En ella, Nuria Gago relata la increíble unión que se crea entre Lourdes, una joven de 34 años que acaba de romper con su novio y tiene que recomponer su vida, y Marina, una señora de 86 que necesita que ser atendida en su vejez.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Nuria, ¿qué sentiste al recibir el Premio Azorín?
¡Uff, no sé cómo no me desmayé de los nervios! (Risas) No me lo podía creer. No paraba de decir gracias y luego en la habitación del hotel, estando sola, llamé a mis amigos. Fue una de las noches más surrealistas de mi vida… Fue un día súper bonito y recibí mucho amor de todo el mundo.

¿A quién llamaste primero para contárselo?
A mi padre y a mis amigas.

Escribes desde pequeña…
Yo tenía prohibida la televisión en casa, así que jugaba a escribir cuentos y obras de teatro de tres minutos. Luego les hacía pagar a mis padres 25 pesetas para ver la representación. ¡Menudos shows les montaba…!

¿Les cobrabas de verdad?
Sí, sí (risas). Ellos me inculcaron desde pequeña la afición a la lectura, así que leía, jugaba en el parque con mis amigas o escuchaba música. Siendo bastante pequeña me regalaron una radio con tocadiscos.

¿Y cuando dijiste que querías ser actriz les extrañó?
Me dijeron que, como hobby, les parecía fenomenal. Les daba mucho vértigo.

¿Y cómo les convenciste?
Yo trabajaba en tres sitios a la vez para ayudar a pagar las clases de interpretación. Desde muy pequeña mantengo mis caprichos. En esa época trabajaba de camarera en una cafetería; los fines de semana, en una discoteca; en horas sueltas era secretaria en una escuela de inglés; y por las mañanas, de 6 a 9, estaba en un colegio cuidando a los niños que entraban antes.

Diego Puerta
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y de repente un día te llaman para hacer una serie…
Sí, y fue algo mágico. Ahí me di cuenta de que esto iba en serio. Jamás me hubiera imaginado trabajando en la tele, me veía en teatro, y ahora me fascina.

Algo parecido a escribir… ¿Te costó mucho coger la disciplina?
No, porque los actores solemos tener espacios entre trabajo y trabajo y he aprovechado. Pero tampoco me he encerrado ahí doce horas… Para mí no hay mayor fuente de inspiración que vivir.

¿Leticia Dolera ha sido tu compañera de escritura?
Sí y tirábamos mucho la una de la otra. Es una suerte encontrarte con alguien con quien conectas como amiga y además potencias sus cualidades. Lo que queremos la una de la otra es que brille.

Marina, uno de tus personajes, bien podría ser tu abuela fallecida. ¿Lo pasaste mal en algún momento de la escritura?
No porque las protagonistas no son nieta y abuela, pero cuando perdí a la mía tuve que pasar el duelo. Me enfadé mucho. Perdí a mi madre con doce años y, al saltar una parte de la cadena, la otra se cerró… Además de eso nos los pasábamos muy bien juntas. Teníamos una conexión real.

¿Y tu abuelo?
Tiene cien años y hablo cada tarde con él.

¿De tu madre no hay nada en esta novela?
No, no.

He leído que te gustaría ser madre ¡de cuatro!
Sí y no (risas). Siempre he querido, pero ahora sé que no quiero ser madre soltera.

¿Eso significa que tienes que encontrar a la persona adecuada?
O el impulso adecuado…

¿Eres romántica?
Soy muy tierna y cariñosa, pero no entiendo eso de “sin ti no puedo vivir…”

¿Te has enamorado?
Sí, mucha veces, y me encanta el amor.

¿Qué haces en tu día a día?
¡Uy, me encanta dormir! Ordeno mi casa, veo a mis amigas, hago deporte tres veces a la semana y veo ficción o leo.

¿Y cuidas tu alimentación?
Sí, porque me di cuenta de que, cuanto mejor comía, mejor me encontraba, tenía más energía… Defiendo todo lo natural y que no provoque ninguna injusticia. Por ejemplo, compro mucha ropa de segunda mano…

¿Oye, además tienes un montón de proyectos?
Sí, acabo de terminar de rodar la segunda temporada de la serie de Berto Romero “Mira lo que has hecho”, tengo dos pelis pendientes de estreno y me voy a estrenar dando conferencias.

¿Y escribir un guión de cine?
Me encantaría, y que mi libro fuera llevado al cine.

Texto: Susana Jurado. Fotos: Diego Puerta. Ayudante de foto: Pablo Quejigo. Estilista: Isabel Dorado. Maquillaje y peluquería: Laura Eiroa y Yuki Nishino para Mery makeup (www.merymakeup.com y 625 10 98 00). Agradecimientos: Crêperie La Rue Argüelles, 917 729 952

Publicidad - Sigue leyendo debajo