Ángel Garó vuelve a la casa de Gran Hermano VIP tras declarar en su juicio

Tras prestar declaración en el juicio contra su ex pareja, el cómico ha regresado junto a sus compañeros en Guadalix.

Ángel Garó en Gran Hermano VIP
Telecinco

La casa de Gran Hermano VIP vuelve a estar al completo. Después de la expulsión de Isa Pantoja el pasado jueves, los concursantes de GH VIP se han reencontrado con el compañero que faltaba, Ángel Garó. El cómico ha salido de la casa al tener una cita con la justicia: tenía que declarar en el juicio que mantiene abierto contra su ex pareja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ángel Garó y sus compañeros en GH VIP
Telecinco

Durante unas horas, Garó ha disfrutado de la libertad. Por mandato judicial, el cómico ha salido de la reclusión que viven los concursantes de Gran Hermano VIP para declarar en el juicio que tiene pendiente. Aunque solo ha salido unas horas, el programa se ha tomado muchas molestias para que no mantuviera ningún tipo de contacto con el exterior.

"Hemos activado el 'Protocolo Excursión'", aseguraba el Súper a Jorge Javier Vázquez. Este protocolo consiste en mantener aislado al concursante sin móvil ni televisión para que no pueda 'intoxicarse' con informaciones sobre el programa, y mantener así la esencia del concurso. "[El concursante] va siempre en coche acompañado por alguien del equipo, y sin contacto con nadie, salvo el estrictamente necesario. Si tiene que pasar la noche fuera está aislado sin televisión, teléfono ni radio. Y cuando se baja del coche le ponemos unos cascos con música", explicaba. Ante la explicación J.J. Vázquez preguntó al Súper qué clase de música escuchaban los concursantes. "Antes nuestro gran clásico era José Luis Perales. Ahora somos de Omar Montes, el Koala y la Pantoja", bromeaban haciendo referencia a los tres concursantes del reallity que tienen su carrera en la música.

JJ Vázquez en GH VIP
Telecinco
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Al llegar a la casa, Garó explicó a sus compañeros dónde había estado y cómo había llegado hasta Sevilla, donde tenía lugar el juicio. "Llegué en coche. Allí había un montón de prensa y ahí sí me pusieron los cascos", aseguraba el cómico, confirmando el protocolo que minutos antes había anunciado el jefe del programa. "¿Y todo muy raro, Ángel?", preguntaba Mónica Hoyos, en referencia a la sensación de ver de nuevo a la gente y la calle. "No, yo veía a la gente bien. Tirándome besos", respondía Garó sin entender muy bien la pregunta de su compañera.

"Pero más vale que no salgáis más por lo que he salido porque lo mío no era grato", le deseaba Ángel a sus compañeros, a quienes anunciaba que todo había ido "muy bien" aunque no quería echar las campanas al vuelo. "Hay que esperar a ver qué dicen", matizaba segundos más tarde. "Si ya estoy aquí lo que quiero es estar aquí y cumplir la misión que tengo que cumplir con mis compañeros", se reafirmaba más tarde en una conexión con J.J. Vázquez en el plató.

Publicidad - Sigue leyendo debajo