La pasividad de Carmen Lomana desespera a Jordi Cruz

La fluidez de trabajo en la cocina de la empresaria no es tan rápida como quiere el exigente chef, que le dio varios tirones de orejas durante el último programa.

Jordi Cruz Carmen Lomana
TVE

Carmen Lomana y Jordi Cruz no dejan de tener sus rifi rafes durante el concurso. La actitud de pasividad de la empresaria ha hecho que los jueces de 'MasterChef Celebriy' la hayan llamado la atención en varias ocasiones. “Yo no soy de correr ni gritar”, ha explicado ante sus compañeros quienes aseguran que, a pesar de no mostrar nervio durante el cocinado, es siempre un valor seguro por cómo se maneja en las cocinas y como trabaja. “Lo hace a su ritmo, pero lo hace”, decía en una ocasión Mario Vaquerizo ante las cámaras. Pues aunque parece gustarle a sus compañeros, el ritmo que lleva no es bien llevado por los jueces.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los problemas comenzaron ya en la primera prueba, donde Antonia Dell'Atte robó cinco ingredientes a la cesta de la compra de Carmen Lomana entre los cuales se encontraban los principales para construir un plato: el arroz y la carne. “Voy a robarle a mi talismán”, decía irónicamente. En las mismas condiciones se encontraba Paz Vega y otros aspirantes más, pero fue Lomana la que más se quejó. “Yo mejor me voy a casa directamente. No tenía prácticamente nada”, dijo al jurado cuando presentó su plato. Incluso advirtió a Jordi Cruz de que no lo probara “no fuese a intoxicarse”.

TVE

Durante la valoración, no hacía más que poner la excusa de que no tenía ningún ingrediente con el que cocinar. “Estamos en el programa 7, aquí las excusas no valen. O cocinas o te vas”, sentenció Jordi quien empezaba a calentarse en contra de la empresaria. “Esto no es vanguardia, no es ni cocina. Es una vergüenza lo que has presentado. Una falta de respeto a esta prueba”, añadía Samantha mientras Cruz aseguraba que no veía a la empresaria preocupada, lo que terminó de alterarla. “A mí no me molesta que me digan que mi plato está fatal, pero me molesta que me digan que no me esfuerzo y no muestro interés”, decía la concursante que acababa la prueba tensa con el jurado.

En la prueba de exteriores, cuando estaba más relajada con Jordi Cruz, el enfrentamiento fue directamente con Antonia Dell'Atte con quien mantiene también una tensa relación. Al acabar la prueba y decidir que el equipo Azul, en el que se encontraba Lomana, era el ganador, Ona comentó “está claro que tienen un talismán”, en referencia al anterior comentario de Dell'Atte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
TVE

“Estoy harta. ¡No he parado un minuto! Y he jurado que no lloro, y no voy a llorar”, decía Lomana a Paz. “Cuánta chorrada hay que escuchar... Te lo voy a escuchar porque soy buena. ¡Basta de ser buena! Orgullo propio... ¡Basta! Qué obra de teatro”, gritaba Antonia quien más tarde aseguraba a la cámara que Lomana había ido “a lucirse” y no a cocinar.

A pesar de haberse librado de la prueba de eliminación, Jordi Cruz no se libró del carácter de la empresaria y sus compañeros. Y es que, durante toda la prueba el jurado tuvo que llamar la atención a los no nominados por sus constantes comentarios aunque el rapapolvo final fue también para Carmen Lomana que, durante la valoración del plato de Mario Vaquerizo no dudó en echar una cabezada.

TVE

“No te interesa nada de lo que está diciendo Mario, ¿verdad?”, le llamaba la atención Pepe. “No me duermo, me concentro”, aseguraba Lomana con una sonrisa final de niña buena que delataba claramente su intención. “Ella se concentra con los ojos cerrados, déjala”, decía irónicamente Jordi. Más tarde, frente a la cámara, su compañero le echaba un cable: “Carmen no se duerme, lo que pasa es que tiene el párpado caído. Arriba se está bien...”. Finalmente, la tensión se deshizo cuando tocó el turno de despedirse de María Castro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo