Mario Casas, incómodo con las preguntas de Pablo Motos en 'El Hormiguero'

Tras conceder tantísimas entrevistas en 'El Hormiguero', el presentador parece que se ha cogido muchas confianzas con el actor (tal vez demasiadas...). Tanto es así, que en su última aparición en el programa de Antena 3, Mario Casas se mostró especialmente incómodo, más después de que el valenciano le llamara cariñosamente 'gilipollas' o le preguntara por dos tatuajes que lleva en los brazos.

Mario Casas visita El Hormiguero para promocionar la película 'El fotógrafo de Mauthausen'
Gtres

Mario Casas ha vuelto a divertirse en ‘El Hormiguero’. El próximo viernes llegará a los cines ‘El fotógrafo de Mauthausen’, película donde da vida al catalán Francesc Boix, prisionero del campo de concentración suizo que fotografió con su cámara las torturas que los nazis cometían contra los reclusos. Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, sus instantáneas sirvieron como prueba en los célebres Juicios de Núremberg. Para meterse en la piel del personaje, Casas tuvo que seguir una dieta muy estricta y perder “bastantes kilos”, algo especialmente duro para él. Pero gracias a ello ha encontrado el ‘amor’ en dos alimentos que ahora lo tienen prácticamente obsesionado: el brócoli y la piña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gtres

Tal es el ‘mono’ que tiene hacia estos alimentos, que enseñó como prueba de su obsesión los calcetines estampados con dibujos de piñas que llevaba puestos. “Lo pasé muy mal. Estuve cuatro meses a dieta comiendo brócoli con claras por la mañana, algo de piña por la tarde y cenando pescado”, recordaba Casas.

Eso sí, también se daba el capricho de mascar chicles, lo que provocaba que tuviera que ir al servicio más de la cuenta... “El problema de los chicles... es que te vas de vareta”, señaló. “Claro, es que los chicles llevan un edulcorante que ahora mismo no sé cuál es, pero que acaba en ina y que te da una cagalera que no se te acaba en meses”, añadió el presentador.

Gtres

En su última visita al programa, Casas ya habló del hambre que estaba pasando para meterse en el papel, echando mucho de menos los Donettes. “Los Donettes, los Filipinos... Ahora me he enganchado a los helados de Haagen-Dazs con galletas de Dinosaurio, que están buenísimas y me hacen volver a mi infancia”, reconoció el intérprete. Momento que aprovechó Motos para lanzarle un ‘dardo envenenado’: “Y luego te enviaron Donettes a tu casa... ¡pero no me enviaste ninguno! ¿Puedes explicar a la audiencia por qué eres tan avaricioso?”. Ante esto, Casas explicó que lo que le habían enviado era un menú del McDonald’s, pero de carne, y a él lo que le gustan son las hamburguesas de pollo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gtres

Casas explicó que para parecerse más al personaje pidió al equipo de maquillaje que le pusieran las orejas de soplillo, una decisión con la que Pablo no dudó en ironizar. "¡Qué gilipollas sois los guapos!", le dijo entre risas.

Por todos es sabido que después de tantas visitas al programa de Antena 3, Mario Casas guarda una estrecha relación de confianza con Pablo Motos. Sin embargo, esto no evitó que se viviera un momento incómodo entre ellos cuando el presentador le preguntó por los significados de dos tatuajes que lleva en sus brazos. “Aquí tienes un corazón y aquí tres puntos”, señaló el valenciano. “Es un poco íntimo”, replicó el invitado, quien no parecía estar muy dispuesto a desvelar el motivo de su incomodidad. “Con el corazón se me fue la olla completamente”, añadió.

Gtres

Hay que recordar que hace dos años el actor le confesó a Bertín Osborne que se había tatuado algo en honor de Berta Vázquez, su chica por aquel entonces. “He cogido la manía de tatuarme algo que sea referente de cada película que hago. Ahora me he tatuado el número del preso 5185 por la película ‘El fotógrafo de Mauthasen’ y tengo también una cabeza de un lobo por ‘Bajo la piel del lobo’”, explicó acerca de su obsesión por los tatuajes.

Al final del programa se vivió un momento que ha sido muy comentado en redes sociales. El presentador despidió al invitado de la manera más amable posible, mientras que Casas no estuvo muy afortunado con su respuesta. "Muchas gracias, Mario Casas, me he divertido muchísimo contigo aquí...", le dijo el valenciano. "Pues muy bien", contestó secamente el actor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo