Mila Ximénez tiene que ser atendida de urgencia

El hijo de Makoke ha visitado 'Sálvame' para hablar del concurso que está haciendo su madre en 'GH VIP 6' y la colaboradora del programa se ha enfrentado a él.

Mila Ximénez no está pasando por su mejor tarde en 'Sálvame'. Tras una acalorada discusión con Javier Tudela, el hijo de Makoke, que visitaba el plató del programa para defender a su madre, la colaboradora ha tenido que ser atendida por el servicio médico del programa. No por el cruce de declaraciones, que han sido muchas y en las que Mila ha dejado clara, una vez más, su poco aprecio por la concursante de 'GH VIP 6', sino por su cruce... con una de las puertas del plató.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

"A ver si tu madre a mi edad hace lo que hago yo y está igual de bien que yo", le reprochaba Mila a Javier Tudela. "Soy abuela y considero que estoy estupenda no voy de competición de belleza. Yo envidio el talento y una familia muy bien estructura y eso es lo que no tiene tu madre", afirmaba Mila antes de que Paz Padilla diera paso a publicidad.

Telecinco

A la vuelta, todos los colaboradores estaban sentados en su sitio, menos Mila Ximénez. La presentadora de 'Sálvame' explicaba los motivos de su ausencia: "Mila está siendo atendida por el servicio médico del programa, pero no por su desencuentro con Javier, sino por otro motivo".

Aunque en un principio se resistió a contarlo, finalmente contó que Mila se había pillado el dedo con la puerta del plató, que Lydia Lozano apuntilló que era bastante grande.

A los pocos minutos, la colaboradora con gesto serio y una bolsa de hielo en el dedo indice de su mano izquierda para bajar la inflamación reaparecía en el plató y confesaba que todo estaba "bien", aunque por su cara parecía que no lo estaba pasando nada bien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Telecinco

Mila se sentó junto a Javier Tudela y ahí se vio el único momento de cercanía entre ellos. Dejando sus rencillas a un lado, cuando la colaboradora se estaban sentando en el sofá se vio como Javier le preguntaba si estaba bien y ella le confirmó que sí con la cabeza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo