Diego Matamoros confiesa que mantiene una relación nula con su hermana Laura

El hijo de Kiko Matamoros ha confesado, en 'Sábado Deluxe', que su relación con su hermana Laura está completamente rota, y éstos son los motivos.

Diego Matamoros
Telecinco.es

"Sé que no vamos a poder a tener una relación como la que teníamos antes, pero no digo que en un futuro no me pueda volver, por lo menos, a saludar", comenzaba diciendo Diego Matamoros, anoche, en 'Sábado Deluxe'. El joven se sentaba en el plató de Telecinco dispuesto a destapar todas las mentiras de la relación entre su padre, Kiko, y Makoke. Entre confesión y confesión, tuvo tiempo para hablar de cómo están las cosas con su hermana Laura, y asegura que su relación está completamente rota: "Con Laura no me hablo, coincidí con ella en un juicio y no nos saludamos. No tengo relación con ella, yo ahora mismo estoy dolido, por ciertas cosas que trascienden, no me apetece forzar nada".

Confesó, además, que Laura no solo ha perdido la relación con él, si no que "no tiene una relación con mi madre y mis hermanas como antes, está más centrada en mi padre". Y es que él cree que "podría hacer las dos cosas", pero que "no ha actuado demasiado bien con ciertas cosas que a los demás nos ha molestado, por ejemplo con la señora Makoke durante mucho tiempo, que ha sido un bofetón para el resto de la familia".

Gtres

El hijo de Kiko asegura que se siente defraudado con su hermana, a la que, al parecer, ha cuidado muchas veces. "Yo a Laura la he tenido que acoger y darle mi casa porque la echaba", confesaba sobre su padre. "Mi padre echaba de casa a Laura, porque mi padre, si había una discusión, siempre le daba la razón a Makoke, era un calzonazos, y al final Laura tenía que irse. Te hacía la vida poco a poco imposible…", añadía. Al parecer, la convivencia con Makoke era insostenible: "De repente llegaba Laura y su ropa la tenía Anita, o Makoke y le estaban haciendo la vida imposible allí, y encima cogiéndole la ropa a Laura". Confesaba que echa de menos a esa Laura que "decía verdades como puños, que no se ocultaba detrás de la fama o el momento".

Según Diego, el problema radica en que "Laura ha tenido falta de una figura paterna, yo soy su hermano no su padre", pero a Laura "le da pena mi padre, tiene devoción absoluta por él", pese a que en más de una ocasión ha tenido, según su versión, que ir a "buscar a Laura llorando y llevármela a casa".

Unas declaraciones que Kiko, en su entrada en directo, no tardó en rebatir: "Laura no está viendo la entrevista está en Nueva York ahora mismo para su felicidad. Este capaz de señalar a su hermana, si su hermana abriera la boca, este se tendría que ir de España", zanjaba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo