Malas noticias para Raquel Bollo: 'Sálvame' decide bajarle el sueldo

Paolo Vasile le ha bajado el sueldo a Raquel Bollo, algo que complica, aún más si cabe, la situación económica de la colaboradora de Telecinco.

Raquel Bollo, Raquel Bollo deudas, Raquel Bollo Sálvame, Sálvame, Sueldo Sálvame, Colaboradores Sálvame, Sueldo colaboradores de telecinco
Gtres

El 2019 va a empezar con malas noticias para Raquel Bollo. La colaboradora, que fichó por 'Sálvame' el pasado mes de noviembre, tenía pactado con la cadena que cobraría unos 600 euros por aparición, sin fijar cuántos días a la semana acudiría al plató, solo dependería de cómo avanzase en sus intervenciones. Y parece que no está dando demasiados frutos... Si bien es cierto que desde el fallecimiento de Chiquetete, la colaboradora ha estado más presente en los programas de la tarde, ni con esas ha conseguido convencer a los directivos. Según confirma 'Jaleos', su sueldo, que ya era bastante inferior al resto de colaboradores, ha bajado todavía más. Ahora se embolsaría unos 560 euros por programa, una cantidad muy alta para cualquier humano que se precie, pero que comparada con sus compañeros, el caché es bastante bajo.

Y si además tenemos en cuenta las necesidades económicas de la colaboradora, nos parecerá aún más bajo. Raquel necesita más que nunca trabajar, y con cierta estabilidad, ya que tiene deudas tanto con Hacienda, como con personas de su pasado. Raquel arrastra una importante deuda con el Ministerio y, de hecho, tiene sus ingresos embargados hasta que la salde. A sus problemas con Hacienda se suman los 30.000 euros que le debe a la representante Pepa Caballero, tras haber perdido los tres juicios contra ella. Para colmo, a partir de ahora, su permanencia pende de un hilo. Una incertidumbre que podría amargar las fiestas a la colaboradora.

Gtres

Raquel Bollo también se lamentó recientemente de las cuantiosas deudas que le dejó Chiquetete a su muerte. Según explicó, el cantante fallecido no le pasaba la pensión de sus hijos desde 2007.

En febrero de este año se vio obligada a cerrar su tienda de ropa, en Sevilla, porque no le salían las cuentas. Tuvo que liquidar toda la ropa en un mercadillo y es entonces cuando buscó, de nuevo, acomodo en televisión, donde ha tenido y tendrá que vivir fuertes enfrentamientos, pérdidas de amistad... Y hasta vender ciertos aspectos de su vida privada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo