Eva González vive momentos muy emotivos en su trabajo

La presentadora de 'La Voz' no logra contener las lágrimas al escuchar a uno de los talentos musicales que han acudido a las audiciones a ciegas del programa.

Eva González La Voz
Cedida Antena 3

Eva González siempre ha declarado ser una de las presentadoras con los sentimientos siempre a flor de piel. En su paso al frente de 'MasterChef' fueron muchos los momentos emocionantes en los que sus reacciones nos hicieron aflorar las lágrimas en el sofá del salón y su trabajo en 'La Voz' no iba a ser diferente. Durante una de las audiciones a ciegas que han tenido lugar en el concurso de talentos musicales, Eva González ha conocido a una de las voces que más le ha hecho llorar en directo en el programa: Andrés Martín, un joven que consiguió emocionar a todos con su talento, su voz y su historia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Andres Martin y Eva Gonzalez en La Voz
Antena 3

Antes de ponerse a cantar, como todos los concursantes, Andrés contó su historia de vida, lo que para él supone la música. “He pasado momentos muy difíciles en mi vida. La crueldad de los niños: los comentarios de ‘este es el rarito’ nos afectan a todos y te va generando una depresión”, explicaba ante las cámaras de ‘La Voz’, un testimonio con el que Eva González no pudo evitar emocionarse. “Aunque parezca un tópico, la música me ha salvado de cosas muy fuertes”, explicaba Martín, quien acudía acompañado de toda su familia al plató. “La música le ha dicho, estate tranquilo, perteneces a esto”, añadía su madre ante la emoción de Eva, quien no pudo contener las lágrimas al escucharle cantar.

Andres Martín La Voz
Antena 3

Andrés subió al escenario para cantar ‘Dancing on my own’ de Callum Scott mientras Eva le escuchaba en el backstage junto a su familia, sin poder contener las lágrimas. En los primeros segundos de canción, Pablo López, Luis Fonsi y Antonio Orozco ya tenía la mano sobre el pulsador preparados para dar la vuelta y aceptar la voz de Martín en su equipo, mientras Paulina Rubio disfrutaba con los ojos cerrados. “Es una maravilla”, decía Orozco, quien finalmente se giró junto a López, “¡qué bueno es, por Dios!”, aseguraba el malagueño. Al terminar la canción y ser consciente de que se encontraba dentro del programa, Andrés Martín no pudo evitar tampoco las lágrimas de alegría. Al fin había conseguido su sueño de tener la oportunidad de dedicarse en cuerpo y alma a la música.

Publicidad - Sigue leyendo debajo