Kiko Rivera y la aparatosa caída que te hará reír

El hijo de Isabel Pantoja, en pleno directo de 'GH Dúo: Límite 48 horas' acabó rebozado por el suelo tras quedarse milagrosamente 'embarazado'. ¿Peligrará la vida del bebé?

Kiko Rivera protagoniza una aparatosa caída en 'GH Dúo: Límite 48 horas'
Telecinco

Kiko Rivera se está convirtiendo en uno de los principales protagonistas de ‘GH Dúo’. El hijo de Isabel Pantoja no deja de generar titulares ya sea por su inesperada confesión de que fue adicto a las drogas o porque sea el único que se haya atrevido a plantarle cara a dos pesos pesados de la talla de Ylenia Padilla y Sofía Suescun. Pero no siempre uno se convierte en protagonista por lo que le gustaría… El pasado martes, durante la última gala de ‘GH Dúo: Límite 48 horas’, el cantante protagonizó una de las caídas más hilarantes y aparatosas que se recuerde… Eso sí, ¡todo quedó en un susto!

Kiko Rivera protagoniza una aparatosa caída en 'GH Dúo: Límite 48 horas'
Telecinco

La escena se produjo a raíz de la nueva prueba semanal. La organización del programa ha rescatado aquella en la que los concursantes tienen que cuidar a un muñeco con forma de bebé como si fuera real. Pero para rizar más el rizo, este año alguno de los miembros de la pareja debe ponerse un peso, a modo de barriga, para simular el embarazo a la espera de ‘dar a luz’ a la criatura. Animados por Jorge Javier Vázquez, todos aceptaron el reto de que fuera el hombre de cada pareja o trío el que llevara la carga y sufriera los dolores del parto (a través de pequeñas descargas eléctricas).

Como era de esperar, Kiko se sacrificó por su pareja, Irene Rosales, más él, que sabe bien lo que es llevar una voluminosa carga a cuestas… “Llevo con la barriga treinta años, no se va a notar”, bromeó sobre el aspecto que tenía antes de adelgazar de manera radical. Los chicos fueron citados en el confe para ponerles la barriga de pega y a su vuelta al salón, parece que el suelo de la puerta que comunica con el jardín estaba un poco resbaladizo…

Antonio Tejado, el primero en entrar, hizo un pequeño amago de caerse, pero pudo mantener el equilibrio a tiempo. Los concursantes fueron desfilando hasta que le tocó el turno a Kiko, que se resbaló y cayó al suelo de culo. El batacazo fue tal que perdió hasta la gorra y parecía que se había dado en la cabeza con el canto de la puerta. Aunque en un primer momento Jorge Javier se echó las manos a la boca y mostró preocupación, acabó tronchándose de la risa al saber que el DJ estaba perfectamente. “Estoy bien. Creo que en la cabeza no me he dado, pero me he pegado una hostia…”, señaló.

Publicidad - Sigue leyendo debajo