"Ojalá regrese pronto", por Ángel Antonio Herrera

Nuestro colaborador felicita a la periodista que cumple 35 años el 3 de febrero. Y, de paso, repasa la trayectoria de esta mujer, de belleza apabullante, que nos robó el corazón con aquel beso de película en el Mundial de Sudáfrica. Hoy, vive en Oporto, feliz con la familia que ha formado junto a Íker Casillas y deseando regresara a la tele pronto. ¡Felicidades!

Sara Carbonero
Gtres

Sara Carbonero resulta una noticia sin noticia, una famosa de gancho porque sí. Salvo que a veces sí hay novedad, como ahora, que cumple 35 años el 3 de febrero. Pero Sara cumple a diario el spot de sí misma. Igual vende una pulsera que un reloj. Sara funciona tanto, y tan bien, que hasta sale en esas encuestas periódicas de las mujeres más deseadas, o más seguidas, cuando ella es chavala de ánimo tímido y armario de ajuar largo.

Sara es Iker, solo que al revés, pero Iker de cuando era Iker, y juega ella el fútbol de poner de moda un fular mientras se pasea por Oporto. En ella, se reinventa el cruce definitivo de lámina y morbo, de belleza y estilo. Tiene una fotogenia total, y así cada retrato suyo es un negocio, porque la moda es imitación, y hay muchedumbres de chavalas que quieren ser Sara Carbonero. Tiene una belleza apabullante, y sus ojos son un susto de color oceánico. Por ahí ya es más difícil que la imiten. Tiene algo de sultana de plató cuyo esplendor resulta imbatible, o casi imbatible.

Sara Carbonero
Gtres

Reúne prestigio como musa de tendencias, y abrió para las muchachas de tele un fútbol de carmines, que es el fútbol femenino de preguntar a pie de campo, antes de que se pierdan los metrosexuales del partido hacia la ducha. Iker Casillas es una época, o varias, y no solo en el fútbol, y eso ya va pasando también con Sara. Cuando ha vivido embarazada, más la reclamaban los de la publicidad, porque no había mamá mejor. Si ya creaba tendencia poniéndose o quitándose una pulserita de agosto, imaginen el tirón de Sara cuando era la más bella y popular premamá de la Liga de las famosas.

Ha ejercido de musa de lencería, pero sin desabrocharse, y también de musa de otras prendas, no íntimas, donde ha puesto idea y diseño. Sara es un sueño, y es un chollo. Se fue a vivir a Oporto, de consorte contenta, pero queremos que vuelva. Será como fichar a una extranjera de la Roja, del Real Madrid de siempre.

La rosa

Sara Carbonero

Logró, quizá sin pretenderlo, que en el Mundial de la Roja se jugara un Mundial paralelo, un torneo de hermosas que salen en los cromos del fútbol, pero sin jugar al fútbol.

El látigo

Íker Casillas y Sara Carbonero
Gtres

Hace pareja con el gran Iker Casillas, con quien tiene dos hijos, y es la titular ideal de quien quiera ganar por goleada en la Champions de los anuncios.

Ángel Antonio Herrera
Ángel Antonio Herrera


Publicidad - Sigue leyendo debajo