Belén Esteban desvela el difícil momento que ha atravesado en su guerra con Toño

Belén, por fin, ha roto su silencio sobre la subasta de la casa de Toño, y se ha sincerado a cerca de los complicados momentos que ha tenido que atravesar.

Belén Esteban
Telecinco.es

La colaboradora de Telecinco atraviesa uno de sus momentos más felices tras el resultado de la subasta de la casa de su ex representante, Toño Sanchís, y por fin ha roto su silencio al respecto. Este fin de semana se sentaba en 'Sábado Deluxe' para contarlo todo, pero lo que no sabíamos es que Belén Esteban acabaría haciendo una confesión muy dura que hasta ahora no había contado. "Entiendo que tiene que ser duro salir de tu casa por esto, pero yo he tenido que actuar como ha dicho la justicia", comenzaba explicando, para dejar claro que en absoluto se alegra de que una familia pierda su casa, pero no ha tenido más remedio. "Yo perdí un piso, que como dice mi abuela benditos mis bienes que de mis males me sacan. Tuve que pagar 700 mil euros a Hacienda", un piso con especial valor sentimental para ella ya que lo compró con su padre.

Pero eso no es todo, "voy a contar algo que nunca he contado", lanzaba la colaboradora. Al parecer, su deuda era tan grande que tuvo que pedir un préstamo al banco, siendo rechazada por casi todas las entidades. "Tengo la suerte de tener un buen trabajo, soy privilegiada, pero las cantidades que debía... Tuve que ir a un banco con Miguel y pedir un préstamo que ya está pagado", un momento de lo más complicado: "La noche anterior le decía a Miguel, 'llevo toda la vida trabajando contando mi vida y que me tenga que ver así… y Miguel me dijo tranquila". Sin duda no fue fácil, y es que si llega a pasar un año más, "se hubieran llevado mi casa de Paracuellos", contaba con la voz rota.

image
Telecinco.es

Asegura que casi todos los bancos rechazaron su petición, es por eso que ahora todo lo que tiene lo va a dejar en el banco que confió en ella. "Pedí un préstamo con interés altísimo, y ya está pagado", y con el dinero de Toño, asegura "voy a terminar de pagar lo poquito que me queda de mi casa, y me voy a quedar libre. Y no voy a deber nada a nadie".

"El que sabe todo fue Miguel. Ha habido momentos de bajón, no es que me diera vergüenza pedir un préstamo, pero lo cogí con un siete por ciento de interés. Pero está pagado, gracias a Dios", zanjaba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo